Un momento intenso de ternura que no se cambia por nada.


El día a día con nuestro hijo nos presenta innumerables situaciones que podemos aprovechar para estimular la comprensión, la cercanía y la comunicación:

- Nos aseguraremos de captar la atención del niño: un leve contacto corporal o hablarle siempre de cerca y de frente son reglas de oro.
- Daremos una instrucción que sea clara y apropiada a lo que el niño esté realizando en ese momento o pretendamos que haga.

Ejemplo 1: “Queremos que el niño nos ayude”

BIEN: María y su hijo Tom están en la cocina. María prepara la cena y le gustaría que Tom le ayudara a poner la mesa. María se acerca al niño, le da una palmadita y dice su nombre: “Tom”. Una vez que hay contacto ocular, le dice: “pon los tenedores en la mesa”.
Vemos que María ha captado la atención de Tom y después le ha dado una instrucción sencilla y muy clara y apropiada a la situación.

MAL: María y su hijo Tom están en la cocina. María prepara la cena y le gustaría que Tom le ayudara a poner la mesa. Desde el otro lado de la habitación, María llama a Tom y dice: “¿está la mesa lista para la cena?”

Vemos que María no se ha asegurado que Tom le presta atención. Al llamarlo desde lejos, no puede estar segura que él la haya atendido o incluso oído. Además, con esa instrucción, es muy difícil para el niño determinar cuál sería la respuesta correcta.
Ejemplo 2: “Utilizamos una necesidad del niño”

BIEN: María con su hijo Tom están sentados a la mesa para la merienda. Tom intenta apoderarse del zumo. María le detiene la mano y le pregunta: “¿qué quieres tomar?”. Tom contesta: “zumo”, y su mamá le da entonces el zumo.

Vemos que María hace una pregunta apropiada y clara a Tom. También se ha asegurado que Tom le está atendiendo, al interrumpir la actividad que interfiere (agarrar el zumo).

MAL: María con su hijo Tom están sentados a la mesa para la merienda. Tom intenta apoderarse del zumo. María, sin tener la atención de Tom, le dice: “Mira qué rico todo, hay leche, galletas, zumo, agua, ¿qué quieres tomar?”. Tom sigue intentando apoderarse del zumo.

María no se asegura que Tom le está prestando atención y su pregunta es larga y confusa.
BIEN: Pedro cuida en casa a su hermano Tom. Tom va hacia la puerta que da al patio y golpea el cristal, incapaz de abrir la puerta para salir. Pedro se acerca a Tom, le toma de la mano y le dice: “Escúchame”. Tom mira a Pedro. Pedro añade: “¿quieres salir?”. Tom responde: “afuera”. Pedro le dice: “muy bien”, y sale con su hermano al patio para jugar juntos.

MAL: Pedro cuida en casa a su hermano Tom. Tom va hacia la puerta que da al patio y golpea el cristal, incapaz de abrir la puerta para salir. Pedro llama a Tom desde otra habitación donde está viendo la tele: “Tom, ¿qué quieres?”. No obtiene respuesta, pero sigue: “¿quieres salir?”. Tom golpea los cristales cada vez con más intensidad.

Para estos ejemplos me he basado en el Manual “Cómo enseñar conductas pivotales a niños con autismo”, de Robert L. Koegel, Laura Schreibman, Amy Good, Laurie Cerniglia, Clodagh Murphy y Lynn Kern Koegel. Se puede descargar AQUÍ.

12 comments:

fonsilleda

Akira, está tan claro que no entiendo porque este tipo de cosas no se nos ocurren a todo el mundo y tienen que ser producto de largas observaciones y estudios.
Erik, su padre y tu, sois afortunados por "teneros".

Laura Gòmez Àlvarez

La buena comunicaciòn la tendrìan que aprender todos!!!! Gracias por explicarlo tan bien!!

anabel

Ya ves, fonsilleda, a veces no vemos lo más evidente. Nuestros peques tienen problemas de comunicación, no es fácil para ellos, así que hay que intentar orientarlos lo más posible.

Laura, ¡qué razón que tienes!

Besotes.

La Sonrisa de Arturo

Parece evidente y fácil, pero no es así. Realmente nos acostumbramos a interactuar así, y ya nos sale de forma natural. Llegamos a controlar conductas, o reacciones espontáneas, nada fácil, pero como otras cosas, lo hacemos.
Anabel, !!!menuda foto!! Veo que Erik tiene mofletitos apetecibles para un mordisco..
Saludos,
Esther

MamideGlori

La explicación es clarísima y muy práctica. Pero la foto es preciosa. Qué dulzura! Hermosa.

anabel

¡Es una de mis fotos favoritas!, si es que estamos los dos "enamoraos", jaja.

Anónimo

st bonito para saber como comunicarnos q lindo

Anais Cheong

Amigos, leyendo este artículo, me hace pensar en la importancia de como prestar atención a las
ecolalias
en niños con autismo para una comunicación adecuada, donde la regla de oro parte del respeto al individuo.

ELEN

Isabella ya logra escuchar y repetir lo que le digo de frente........Gracias mil por este dato!

Innani

el link de descarga no funciona, pero he encontrado el manual aquí abayautismo.net/articulos/conductas_pivotales.pdf

Innani

el link de descarga no funciona, pero he encontrado el manual aquí abayautismo.net/articulos/conductas_pivotales.pdf

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    Nuestra biblioteca

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    agradecimientos

    Gracias, Fátima Collado

    El sonido de la hierba al crecer

    Blogger templates

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba