Sencillez de la geometría

Formas, texturas, colores. Son tantos los detalles con sus infinitas combinaciones...
Pero si ponemos voluntad a la belleza y aprendemos a mirar con otros ojos descubriremos un nuevo ámbito sensorial.

Imagen de Karlos Wayne.
¿Por qué no mirar los objetos o los momentos desde su perspectiva más hermosa?


Un círculo
un cuadrado,
un triángulo para empezar.


Si se unen dos triángulos equiláteros por la base, aparece un rombo. Si al cuadrado se le estiran los lados de arriba y de abajo, zaca, tenemos un rectángulo. Y en la combinación nos nacen trapecios o hexágonos, por ejemplo.

Erik es mi experto en geometría. Desde muy pequeño armaba o deshacía las formas a su antojo. Bueno, no todas, porque con el círculo se sentía limitado hasta que descubrió la tercera dimensión.

Empezó con lo esférico: tomates, naranjas, guisantes, uvas o ciruelas. Poco después moldeó sus formas (imaginaos el zafarrancho de combate en la cocina) hasta encontrar algo parecido a una bombilla.

Muy pronto su inquietud exploradora de niño pequeño le hizo descubrir los posibles de un cilindro. Ahora es un apasionado de las cañerías, el tubo digestivo, los caleidoscopios y el sushi.

Si a Erik le preguntas qué quiere comer, dice: “los tubitos de arroz”.

Y se los come de la misma manera que se admira un cuadro hermoso. Quiero decir, despacio, con delicadeza y una actitud que roza el éxtasis.

Coge uno, a veces con lo palillos (pinchando), casi siempre con las manitas. Y lo coloca en el plato. Lo mira de frente, de reojo, se agacha, se eleva en la silla... está estudiando sus proporciones, la forma:

“Es un tubo lleno, no se puede mirar por él”, dice, y se lo mete en la boca satisfecho con su lógica.

Dedico este texto con todo mi cariño a Ginés e Isabel. Muchas gracias, corazones, por el Premio "Blog vocacional", es un detalle precioso.

13 comments:

Isabel

Tienes toda la razón porque yo siento lo mismo. No te imaginas, lo que me esta ayudando todo este mundo, aparte de conocer más a mi hijo, soy yo quien tiene más beneficio para mi persona. Mil gracias Anabel

fonsilleda

La lógica de Erik es aplastante: "es un tubo lleno...", me ha entusiasmado.
Los niños son "algo" que no sé calificar con acierto y tu hijo, tan hermoso, tan él, tan especial, todavía peor.
Tu perspectiva de la geometría, que seguro que aprendiste de Erik, es preciosa.
Bicos a los dos

Arwen Anne

Erik sorprende cada día con algo nuevo y desde luego con una lógica muy razonable y además, indiscutible. Me alegro por lo del premio te lo tienes más que merecido. Y por cierto, tranqui, que con lo que estás diciendo voy a escribir un cuento. Me lo han pedido en las clases, así que con tu permiso, me leo tu blog, saco algunas cositas de Erik y cuando lo tenga, te lo hago llegar.

En mi blog hay moderación de comentarios, así que puedes enviarme tu correo que te hago llegar el cuento en cuanto esté terminado, no voy a tardar mucho, ya que para el lunes tiene que estar hecho.

Gracias por contarnos todo esto y un besazo para los dos, sobre todo, para el niño con más lógica que he conocido: Erik.

Luisa

Gracias Anabel,por tanta generosidad y por compartir un poquito de Erik con todos nosotros.

Besitos

anabel

Isabel, una de las primeras cosas que "aprendí" -y mando un beso a Eduardo Carbonell- fue intentar aproximarme al mundo de Erik. A él le encantaba poner los coches en fila, por ejemplo. Pues me ponía con él a hacer filas. Pero poco después hacía cruces o círculos con los coches. Erik se molestaba un poco al principio, pero luego era él quien iniciaba el juego con nuevos circuitos. Besotes y gracias una vez más por el premio.

Fonsilleda, estoy segura que tú como nadie puedes entender estas cosas. No hay más que leer tus magníficos relatos para deleitarnos con detalles y momentos que sentimos con toda su intensidad.

Arwen, ¡qué bien!, me va a encantar ese cuento. te mando ahora mi correo, pero lo puedes ver también si pinchas en mi perfil.

Suelo comentar, Luisa, que todos estamos en el mismo equipo. Y es un equipo ganador que está aumentando. Muchos besitos también para vosotras.

MamideGlori

Qué entrada tan bella. Me ha recordado al libro de María y yo, cuando Miguel Gallardo dibuja a María mirando cómo cae la arena una y otra vez entre sus manos. Y el se imagina que María ve en esos granos cosas que nosotros no podemos ver.
Es fascinante la capacidad que tienen nuestros hijos de mirar el mundo de una manera tan distinta... apasionante.

Esther

La felicidad del amigo nos da felicidad. Y sus penas se tornan nuestras,
porque hay un precioso lazo invisible que une a los amigos.

Gracias amiga.

José Cruz Cabrerizo

Bueno, Anabel, de una madre se puede esperar cualquier cosa, con lo cual no estaría justificado ningún premio, está en su naturaleza el darlo todo por un hijo. Si quisiera ser roñoso diría que tú vas un paso más allá, pero lo cierto es que vas varios pasos más allá, haciéndonos incluso pensar (lo que no es poco teniendo las prisas) con este post y este blog por el que te felicito.

Abrazos.

anabel

Mamideglori, qué razón tienes: el cómic "maría y yo es fantástico". Cuando mi madre lo leyó, pudo entender muy bien qué es el autismo. Tenemos la suerte de conocer a Gallardo en persona, y es encantador.

Esthe, ¡qué bonito lo que has escrito!

Muchas gracias, José Cruz, por pasar a visitarnos y por tus palabras de ánimo. A ver si nos vemos pronto por Granada de nuevo.

Laura Gòmez Àlvarez

Anabel
Seguramente te visitarà la mamà de un niño de la ASociaciòn. Te estoy haciendo publicidad por todos lados!!!

anabel

Muchísimas gracias, Laura, por la publicidad, que le va a venir fenomenal al blog par air despegando.
Besotes.

Gara

Qué texto más bonito! Lo expresas de maravilla!

Arwen Anne

anabel, me han dado unos premios por el blog, pasate y recoge los que te gusten, los puede coger quien quiera, no he hecho meme con ellos, pero me gustaria que tú los cogieras

besos

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    Nuestra biblioteca

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    agradecimientos

    Gracias, Fátima Collado

    El sonido de la hierba al crecer

    Blogger templates

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba