Cinco materias para la memoria

Fotografía de Karlos Wayne.

1.

Noté su presencia a mi espalda mientras cortaba las verduras en juliana. La respiración ajena tan cercana a mi nuca, pero sobre todo ese olor a oriente, especiado y dulzón, me arrastraron en imaginaciones, con la lengua apretada y un roce doloroso del sujetador, hasta lo incierto y turbio del placer. Me asustaba volverme, quizás descubriría que no era él, Faissal, quien me estaba humedeciendo, o sí, y entonces me escurriría, vencida, frotando su cuerpo en el descenso, avariciosa de su bragueta, en un ímpetu anhelado y no demasiado decoroso para una mujer casada como yo. Hasta olvidaría a mi marido, que en ese momento estaba en el salón repartiendo canapés y copas entre los otros invitados.
Pero continué de espaldas, jadeando en silencio, el dedo índice aprisionado entre mis labios -me había cortado-, y lamía la sangre, que fluía viscosa y libre de convencionalismos.


2.

Detrás de la puerta del cuarto de baño había alguien. Su presencia me llegaba en pura sombra que se arrastraba por debajo de la puerta y me subía por los tobillos, rozaba la pantorrilla, acariciaba mis muslos, sorteaba las bragas y se me metía justo por ahí, penetrándome hacia arriba hasta llegar a la garganta. Apagué la guturalidad del orgasmo con el sonido de la cadena, mientras gritaba en la torpeza de la entrega: “Faissal, ven a mí, Faissal”.
Antes de salir, tuve que cubrir la herida del dedo con papel higiénico. Había vuelto a abrirse.


3.

Una venda de seda me tapaba los ojos. Ahora me tocaba a mí formar parte de uno de los juegos que organizábamos con nuestros invitados. Me empujó una mano de uñas afiladas hacia una habitación de olores densos. Sentí que me arrastraba hacia un gran centro como una piedra lanzada al vacío. Pero unos dedos largos y unos labios duros me elevaron de la amenaza de la oscuridad. Me dolía el pezón tras el pellizco, me escocía la brevedad de los puntazos en el clítoris. Aunque la humedad de mi sexo desbordaba, pude contestar con una dejadez serena a la pregunta que me hicieron desde afuera del cuarto:
–¿Ya sabes quién es el que está dentro, Malena?
–Claro, es Faissal.


4.

Escuché la risa en el pabellón acristalado del jardín. Faissal y un hombre bailaban con las copas en la mano. Me salpicaron con líquido y espumas cuando entré. Cómo me tocaron mientras me quitaban la ropa, cuánto manoseo, enredos y posturas, de qué manera quedaron atrás vestidos, ansias, mordiscos y caricias cuando atravesé, ya sin soñar, el camino de vuelta a la casa, derecha a mi habitación.

5.

En la cama, más que el sexo escocido por la orgía reciente, me quemaban los remordimientos. Aún no me había sosegado cuando mi marido, al llegar, me preguntó: :
–¿Te has divertido, cariño?
–Sí, creo que sí, aunque estoy muy cansada...
Tras hacer el amor, me sentí menos culpable.
A la mañana siguiente, al despertar, encontré unas fotos encima de mi almohada. Mi marido y Faissal, juntos, entregados. Debieron de ser varios los días. Camas, colchas, paisajes eran distintos.
La voz de mi marido, recién salido de la ducha, me devolvió a la realidad:
–Te lo debíamos, Malena.

10 comments:

Mónica

Anabel, ¡cuanto tiempo sin pasar por tu blog!
Un precioso relato.
Te dejo un beso y un abrazo enorme y por supuesto otro para Erik.
Besos

anabel

Un besote también para ti, corazón. ¡Disfruta el fin de semana por Madrid!

Gara

Hola de nuevo!
Os sigo visitando pero no suelo tener tiempo para dejar un saludo. Acaba de empezar el cuatrimestre y ya estoy más liada que cuando estaba en exámenes. 4º es un año duro.
Un relato muy bonito. Me encanta leerlos. Una buena forma de empezar el día.

Un abrazo,
Gara

anabel

Gara, mil gracias por dedicarnos tu tiempo entre tanto lío. No te preocupes, corazón; aunque no dejes mensaje, sabemos que nos estás acompañando.
Besitos.

anabel

Gracias, Laura. La verdad es que me lo pasé muy bien escribiéndolo.
Besotes.

fonsilleda

Una Anabel un poco desconocida y sorprendete, pero, como siempre, estupenda. Me encanta como escribes, creo que ya te lo he dicho.
El erotismo, crudo a ratos, que destila, es magnífico.
Bicos.

anabel

A veces es bueno cambiar de registros, fonsilleda, ja,ja. No es mi género favorito, este cuento salió como un ejercicio de un taller que hice hace un par de años y disfurté haciéndolo.
Gracias por estar ahí.

José Cruz Cabrerizo

Bueno, Anabel, pues que están muy bien estas cinco secuencias y por supuesto el desenlace inesperado (que no sorpresivo, que sería un recurso fácil, quizá).


Abrazos.

anabel

Me alegro mucho de que te haya gustado, José.
Besotes.

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    Nuestra biblioteca

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    agradecimientos

    Gracias, Fátima Collado

    El sonido de la hierba al crecer

    Blogger templates

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba