Erik no tiene hermanos. Si los tuviera, me encantaría que su hermana fuera como Cristina Fernández. Madre mía, no sé si voy a ser capaz de expresar lo que para mí supuso conocer a Cristina, que tiene 15 años cargados de una vitalidad inagotable. La he visto en vídeos trabajar con su hermana Julia con una complicidad máxima. Me ha mostrado los materiales que le prepara. He comprobado cómo brillan sus ojos con un entusiasmo que traspasa. La he sentido en sus abrazos con tal fuerza, que su compromiso por su hermana y por  la inclusión de todas las personas con autismo han dejado en mí la huella más marcada del Congreso en el que familias, docentes y profesionales hemos compartido tantas experiencias.
Tengo pendiente reflejar mis impresiones del Congreso “La inclusión no es un sueño”, organizado por Conecta del 10 al 13 de octubre en Salobreña. Pero no quería dejar pasar más tiempo sin hablar de Cristina, la chica que se ha ganado a pulso mi corazón de madre.
La presento con sus palabras: “Nosotros somos los primeros que aceptamos a nuestros hermanos, muchas veces antes que nuestros padres. Nosotros somos los primeros que aprendemos a vivir con ellos y a ayudarles de forma más natural y espontánea. Somos los primeros que podemos hacer posible que LA INCLUSIÓN NO SEA UN SUEÑO ”.
Recuerdo que días antes de acudir a Salobreña, Cristina contactó por mail. Ya se me desbordaron las lágrimas con sus palabras. Sólo soy una madre más, la madre de Erik… y como tal, leer esas ganas de Cristina por seguir aprendiendo y conocerme… ¿Conocerme a mí? Conocerla a ella, A CRISTINA, ése ha sido el gustazo.
Cuando por fin nos vimos, Cristina se quedó hasta el final de la tarde del jueves con nosotros. Quería ayudarnos a Francisco Arjona y a mí a preparar la sala donde íbamos a ofrecer nuestro Taller al día siguiente. Mano a mano, entre todos, organizamos los materiales, los juegos, las mesas, las sillas…. ¡Con qué ilusión! Y ya que hablamos de hermanos, impresionante también tener a Alex, el hermanito de tres años de  Lara e hijo de Francisco y de Francis… Sus manitas recolocaban los juegos y se iban a pillar las recompensas en forma de lacasitos. Ternura total. ¿Quién ha podido contar con semejante lujazo en los preparativos previos a un Taller?

El Congreso ha dado voz a los padres, docentes, profesionales, juristas… Pero algo muy importante se echaba en falta: los hermanos. En nuestro Taller pudimos mostrar a Alex en plena acción animando a su hermanita Lara con su “biennn” en las sesiones de terapia… Pero faltaba el broche de oro.
Y allí estaba Cristina. Sábado por la tarde.  Ya se habían reflejado las conclusiones. Terminaba la ceremonia de clausura para dar paso a las preguntas finales. Y Cristina se puso en pie, tenía una carta. Se dirigió a la palestra con sus quince años gloriosos. Y leyó, mientras cada palabra suya se nos grababa a fuego:
Hola:
Bueno, lo primero que quiero hacer es dar las gracias a Francisco Arjona  y a la asociación Conecta por hacer posible mi presencia en este congreso.
Mi nombre es Cristina,tengo 15 años y tengo una hermana de 12 años con autismo. Desde pequeña he estado muy concienciada con su problema.
A mí me gusta mucho ayudar en las terapias de mi hermana, cuando era pequeña la ayuda era más desde el juego, pero ahora ya ayudo en programas haciendo de terapeuta. Tengo la suerte de que mi hermana cuenta con un buen terapeuta y también ha tenido buenas profesoras en el colegio.
Para mí los mejores profesionales son los que no solo enseñan al niño con autismo, sino el que tambien enseña a la familia.
También elaboro materiales para mi hermana.Siempre le han gustado las cosa que yo preparo.Por eso pienso que es importante que yo ayude en su aprendizaje.
En ocasiones las cosas no son fáciles,porque mi hermana tiene a veces problemas de conducta que nos cuesta controlar.Yo sufro cuando veo a mi hermana así.
A la hora de elegir lo que quería estudiar, pensé en primer lugar estudiar Educación Especial. Al final he decidido estudiar Psicología, como Ángel Riviere, ya que el ha sido una gran persona en el mundo del autismo.
Estoy muy contenta de estar aquí y haber conocido a tantas personas del mundo del autismo.
Me gustaría que en este tipo de encuentros se tuviera más en cuenta a los hermanos. Nosotros somos los primeros que aceptamos a nuestros hermanos, muchas veces antes que nuestros padres. Nosotros somos los primeros que aprendemos a vivir con ellos y a ayudarles de forma más natural y espontánea.
Por tanto, nosotros - los hermanos - somos los primeros que podemos hacer posible que LA INCLUSIÓN NO SEA UN SUEÑO.

El aplauso fue apoteósico. Creo que no había ningún congresista sin lágrimas en los ojos. Cristina vino hacia donde estábamos. Y el abrazo que nos dimos, con  ese amor que tan sólo puede conocer una madre fundida con una hermana, jamás se me olvidará en la vida.
GRACIAS, CRISTINA. HERMANA.

17 comments:

Mon

Estoy impresionada... de corazón.

Leer entradas como esta hace que vuelva a tener fe en la gente.

Hacen falta muchas Cristinas y creo que afortunadamente las hay.... y otra cosa... ahora mismo yo también estoy llorando.

fonsilleda

Vaya momentazo he elegido para "mi regreso" que nunca fue ausencia, lo sabes.
Yo también he llorado. Y lo he hecho porque me encanta encontrar PERSONAS y más si todavía tienen 15 años. El mundo está muy necesitado.
También porque, inmediatamente, he pensado en "Mi hermano Mauro" ¿recuerdas", el final de tu (vuestra, mi) Cristina es el mismo. ¿Curioso no?.
Biquiños.

manipulador de alimentos

me encanta la gente comprometida como tu... no se si es muy normal pero yo no veo tantos... :) Un saludo!

angela

Los hermanos son algo maravilloso y el mismo sentimiento que describes es el que experimento cuando conozco familias donde los hermanos "maduran" rapidito porque necesitan ayudar, ser parte del proceso. Crecerán con ellos en todo sentido y mostrarán al mundo por qué creer es el comienzo de todo. Una de tus más emotivas entradas que me llega justo cuando andaba con la esperanza bajita de nivel. Un abrazote y felicitaciones por tu participación en el congreso que tuvo que ser sensacional :)

anabel

Sí, Mon, nos hacen falta muchas Cristinas :) Besitos, cielo :)

anabel

Sí, "Mi hermano Mauro", ains, tienes toda la razón. Jo, que desligada ando también de nuestros cuentos... Besotes de todo corazón, amiga :)

anabel

Somos muchos, manipulador de alimentos, pero faltan muchísimos más :) Encantada de saludarte :)

anabel

"Creer es el comienzo de todo", uf, Ángela, cómo me gusta, lo has bordado :) y con tu permiso difundo la frase. Besazos :)

Rina C.

Muy conmovedoras las palabras de la pequeña Cristina , que tiene la madurez y el corazón de una gran mujer ,como la que escribio esta nota : ) .Se me han salido las lágrimas y no he podido evitar imaginar a mi pequeña lorelei de casi 4 años en un futuro,ojala el destino la lleve a tener el gran corazón de Cristina

Irene

Hola Anabel, te sigo desde hace mucho tiempo, pero es la primera vez que me animo a participar en tu blog, realmente lo de los hermanos es impresionante, yo tengo un niño con autismo de 5 años y su hermana de 7 está siempre pendiente de él, le encanta participar en sus terapias, ayudarle, jugar con él, ... te animo a que veas el video que ALEPH-TEA ha hecho por su 10 aniversario , de SAICON (servicio de terapia a domicilio) , ahí podrás ver a mi hija ayudando a su hermano en una sesión, WWW.aleph-tea.org

Eva Rovira García

Me ha emocionado tanto este testimonio.....conozco a Cristina,sus padres y su hermana Julia.Con una familia tan especial solo puede crear SERES ESPECIALES.
Un abrazo
Eva Rovira

Anónimo

Q bonito!!! Me saltan las lagrimas! Eres un ángel, un besote Mi Cristina guapaaa. Piedad

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba