Pan-oso con queso fundido

La cocina forma parte de nuestras vidas. A mí me gusta cocinar, a Erik le encanta ayudarme y es una estimulación sensorial magnífica. Así que generalmente una vez por semana tenemos nuestro particular "taller de cocina". Iré subiendo poco a poco las recetas que ponemos en marcha, porque seguro que vais a pasar unos ratos juntos deliciosos.


Hoy toca un pan con forma de oso y al que añadiremos queso para que se funda por encima.

¿Preparados?, aquí va la receta, que es la misma para hacer panecillos:
210 ml de agua templada
350 gr de harina
1 cucharita de aceite
3 g (media bolsita) de levadura seca
1 pizca de sal

Y para decorar el pan que haremos con forma de oso: sésamo, pasas, semillas de amapola, queso rallado... más un huevo batido.

Tenemos el libro con las recetas donde todo se ve en tamaño natural. A Erik le es muy fácil seguir las instrucciones, como se ve en la foto de arriba del todo.

 Bueno, vamos con ello: Mezcla en un bol la harina, la levadura y la sal. Añade el aceite y el agua. Mézclalo con una cuchara de palo ( si se pega mucho, añade harina; si está muy seco, añade agua). Y ahora toca lo más diver:

Eso es: amasar, pellizcar la masa, exteder, enrollar... ¡mancharse! y pasarlo pipa. Unos cinco minutos, y después hacer una bolota con toda la masa. Truquillo: extiende un poco de harina sobre la superficie de trabajo, y en tus manos también.

Y ahora toca crear el oso, cogiendo trozos de la bolota de masa y formando sobre la chapa del horno. Pasando un tenedor podemos hacerle las uñitas de las "garras". Nos quedará así:


Sí, ya sé que se ve un poco flacucho ese oso. Es que hay que dejarlo reposar subierto con un paño húmedo en un sitio calentito. Más o menos una hora. Se pone el doble de gordote.

Un poco antes de que pase la hora enciende el horno a 230 grados (lo pongo en arriba y abajo). Ahora decoramos el oso: pasas para los ojos y... lo que queráis. Nosotros le ponemos queso parmesano rallado por encima (muuuuuuuuuuuuucho, dice Erik, que odia el queso salvo en la pizza o en el oso). Al horno, unos 25 minutos, hasta que esté doradito.

Ñam Ñam.

3 comments:

Chus

Mañana por la tarde los hacemos. Qué buena idea me encanta. Aunque nos dedicamos profesionalmente a la cocina, no hay nada como enseñar a los niños. Te conviertes en uno por unos momentos. Un abrazo y felicidades

Ɣɑɲęşɑ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

ME encanta Anabel ^-^, por cierto el Pictotraductor me ha encantado

unaterapeutatemprana

Qué pena que no tengamos cocinita en el Centro, pero se la pasaré a algunos papás cocinillas que tenemos, jeje.
Un besote.

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba