Entrevista con Lola Hernández:




Para saber más:

Consideraciones sobre las conductas inadecuadas AQUÍ
La autorregulación en el autismo AQUÍ

Juegos para incentivar la motricidad de los dedos

[+/-]


La motricidad fina es el conjunto de movimientos pequeños y muy precisos principalmente de las extremidades superiores: brazos,  manos y  dedos. Aúna la coordinación de diferentes funciones del sistema neurológico, muscular y esquelético. Esta habilidad permite realizar actividades cotidianas como coger objetos, tocar, escribir... 

Conforme los niños se van haciendo mayores, sus movimientos son más precisos y mejora esa destreza manual.

Hoy os propongo actividades y juegos para estimular los deditos, empezando por tomar consciencia de ellos.

¡A disfrutar cada día con vuestro campeón! 




[+/-]

Caja TEACCH SORPRESA: A desenvolver

[+/-]


Esta caja es sencillísima de preparar, y con ella favorecemos la destreza manual además de incentivar la curiosidad del peque.

Elegimos diferentes objetos (variamos texturas, tamaños y colores) y lo envolvemos con diferentes materiales: periódico, papel celofán, papel de seda, papel burbuja, lana, plástico, papel de aluminio.... 

Todo ello lo colocamos en una caja y... Aquí tenéis el resultado:


[+/-]

Sobre la anticipación y los apoyos visuales

[+/-]


Teniendo en cuenta las características del pensamiento de las personas con autismo, la anticipación, el apoyo visual y un ambiente estructurado les ayudan a sentirse seguros al saber qué va a ocurrir. Es ese entorno amable con el autismo (https://elsonidodelahierbaelcrecer.blogspot.com/2014/03/estrategias-generales-de-intervencion.html) del que tantas veces hemos hablado en el blog, y hoy vamos a centrarnos en la ANTICIPACIÓN.

ANTE LO INESPERADO, ¿Qué hacer?
  • Crear un entorno lo más predictivo y claro posible
  • Preparar para los cambios, las novedades, las transciones
  • Generalizar y trabajar la flexibilidad
  • Dar sentido a las actividades, estructurar el tiempo libre
  • Respetar el pensamiento visual,donde los apoyos visuales se convierten en grandes aliados: objetos, fotos, dibujos... pero sin olvidarnos de los canales auditivo y kinestésico.
La anticipación ayuda  a comprender  lo que sucede o va a suceder así como lo que se espera del niño, evitando ansiedades derivadas de la falta de comprensión. Es por tanto un regulador emocional y conductual que propicia  la comunicación, la autonomía en la transición y la participación activa en las rutinas. En autismo puede ser no suficiente decirlo de forma oral: “vamos a casa de la abuela”, por eso lo acompañamos de forma visual (objeto, foto, dibujo o palabra escrita) teniendo el cuenta el nivel de comprensión de la persona para la que va dirigida. 



LOS APOYOS visuales

Los apoyos visuales convierten información verbal en información visual. Casi todas las personas con autismo son pensadores visuales (Temple Grandin. “Pensando en Imágenes”):

Pienso en imágenes. Las palabras son como un segundo idioma para mí. Traduzco las palabras, tanto las habladas como las escritas, a películas de cine a todo color, acompañadas de sonidos, que pasan por mi mente como una cinta de video. Cuando alguien me habla, sus palabras se me traducen instantáneamente en imágenes. Valoro mi aptitud para pensar visualmente, y no querría perderla por nada en el mundo”.

Y no olvidemos que “la información presentada por ruta visual y de manera secuencial es más fácil de comprender que aquélla presentada de manera auditiva y temporal”  (Los niños pequeños con autismo. Equipo Deletrea. CEPE 2014). Por eso son elementos de gran ayuda para el aprendizaje,  el desarrollo de la comunicación, la  realización de actividades, la planificación y la comprensión de situaciones sociales.

Hay diferentes apoyos visuales:

-          La distribución ambiental y la estructuración. Es la forma en que están distribuidos los espacios en los que nos desenvolvemos, así como los elementos que determinan la funcionalidad de dichos espacios. Por ejemplo, en la cocina están la mesa y la silla, indicativas de que es el lugar para comer.
-          Los objetos reales informan visualmente de una actividad: mostramos la cuchara cuando vamos a comer, el jabón para lavar las manos, etc.
-          Las fotografías de objetos o de actividades. Claras, sencillas, mejor con fondo blanco y donde este eliminado cualquier distractor visual. Si al mostrar una actividad, es el propio niño quien la está haciendo será un doble refuerzo.
-          Los pictogramas o dibujos esquemáticos, tanto en color como en blanco y negro. Gracias a ARASAAC los tenemos disponibles para todos.
-          La palabra escrita: cuando los niños ya tengan adquirida la lectura o el reconocimiento global de palabras
-          Las canciones en algunos casos también nos pueden servir para anticipar, al igual que los gestos.

TRUCO: Escribe con mayúsculas el nombre del objeto o de la actividad, para ir preparando terreno a a la lectoescritura. Tengamos en cuenta que muchas de las personas autistas tienen una gran memoria visual.

Ojo con el abuso de pictogramas: nos referimos a apoyos, no a “ruidos visuales”. Por otra parte no todas las personas con autismo son pensadores visuales  y debemos por lo tanto conocerlos bien y saber si prima canal auditivo o canal kinestésico (manipulativo) o canal visual. Una buena estimulación combina estos tres estilos de aprendizaje: manipulativo, experimental, lenguaje claro y apoyo visual.

TRUCO. Lleva siempre una libretita con boli a mano para dibujar si así comprende mejor


Utilizar estrategias de este tipo no significa eliminar el lenguaje, sino que por el contrario reforzaremos y mejoraremos la comprensión y expresión del mismo a través de APOYOS visuales.

¿Cómo elegir apoyos visuales adecuados?

Hemos visto que hay diferentes símbolos para anticipar:  objetos reales, fotos, pictogramas o palabra escrita. Sea cual sea el elegido, lo importante es que el niño lo entienda. Cada tipo de presentación de los apoyos visuales requiere por parte del niño una capacidad de simbolización y abstracción diferente. Es por eso que deberemos ajustarlos a dicha capacidad. Generalmente se recomienda ir pasando de lo concreto (objeto) a lo abstracto, pero cada persona es un mundoo y lo que funciona será siempre lo adecuado.



Capacidad de abstracción: los emparejamientos “Coloca igual”
  • objeto real con objeto real
  • foto de objeto con foto de objeto idéntica (luego personas/animales/actividades)
  • objeto real con foto del mismo objeto, luego foto con objeto
  • objeto real con fotos de objetos parecidos (para trabajar la generalizaciónfotos con sus respectivos pictogramas…
Adquirida, por ejemplo, la capacidad de asociar un objeto real con la foto, ya podremos utilizar la foto como anticipación, y así respectivamente.




¿Qué anticipamos?

Haremos una elección de las rutinas más significativas y las que supongan un mayor desafío.

  • Anunciar qué vamos a hacer o dónde vamos (lo cotidiano: motivación y comprensión): “Vamos al cole”
  • Anunciar un cambio de actividad o de lugar (imprevistos): “Llueve y no salimos al patio”
  • Anunciar situaciones especiales: excursión, ir al médico... Especialmente importante es con aquellas que usualmente rechaza (peluquería)
  • Informar cómo es un lugar nuevo que visitará: el aeropuerto
  • Mostrarle qué esperamos que haga en determinados momentos (por ejemplo, que esté en silencio en la clase,  que se dice hola al entrar a un lugar...)
  • Mejorar su autonomía: colgar el abrigo, recoger los juguetes...  

CÓMO TRABAJAR LA ANTICIPACIÓN
  • Tener primero un objetivo muy sencillo y claro: qué es lo que el niño necesita en concreto entender.
  • Elegir un momento en el que el niño esté tranquilo para comunicarlo.
  • Explicar con claves visuales y verbales qué vamos a hacer. Se recomiendan diferentes grados de precisión según la edad/capacidades del pequeño. Por ejemplo, en casos de niños muy pequeños o muy afectados es mejor ir adelantando las actividades de forma inmediata. En el caso de mi hijo, por ejemplo, anticipar algo con tiempo le provocaba mucha ansiedad, así que mejor de inmediato. También en su casa primaba el canal auditivo: de forma verbal.
  • Repetirlo las veces necesarias hasta que consideremos que lo ha entendido. Si es un niño verbal podemos hacer que siguiendo las imágenes, y con nuestra ayuda, nos cuente él mismo lo que va a suceder. “¿Qué vamos a hacer?”, “plastilina”, contesta. Si no es verbal, señala o toma el apoyo visual.
  • Siempre que una actividad se acabe le informaremos de que dicha actividad se ha terminado.
En resumen: en los comienzos, se anticiparán sólo las actividades más importantes que se realizan durante el día. Se harán de una en una: mostrándole el objeto o la fotografía,  verbalizando y procediendo de forma inmediata a realizar dicha actividad o acción. Ej: Vamos al baño, mostramos el símbolo (papel wc, pañal, cepillo de dientes, una foto, el pictograma) + verbalización correspondiente + acompañamiento a la persona hacia la rutina. Una vez llegamos al lugar podemos volver a mostrar símbolo + verbalización y hacemos un emparejamiento del símbolo con el lugar. Así creamos las asociaciones de símbolo con la rutina (explicación tomada de Equipo L‘Andana).

PRIMERO – DESPUÉS: DOS ELEMENTOS

El siguiente paso será la secuencias de dos elementos: Primero y Después.


LAS AGENDAS  Y PANELES DE SECUENCIACIONES. ORGANIZAR TAREAS


Dominado el paso anterior, comenzamos  a establecer horarios más largos. La agenda o el horario visual es una representación visual de lo que va a ocurrir durante el día o durante una tarea o actividad determinada  El objetivo fundamental de enseñar a seguir una agenda es que el niño pueda pasar de una actividad a otra durante el día de manera espontánea e independiente. Con ellas comprenden las actividades que tienen que realizar, el orden en el que éstas se van a producir y dónde van estar. Además de esto, el empleo de la agenda visual tiene otros usos: fomenta la flexibilidad, propicia elecciones, ,trabaja la comunicación, la comprensión del tiempo... Tendremos en cuenta al elaborarlas las capacidad y habilidades cognitivas del niño.

Importante tener en cuenta:

Número de secuencias: Pueden incluir una o varias actividades (se recomienda como máximo 7) y es importante, que podamos manipularlas para marcar el paso del tiempo: colocar una flecha movible, tener disponibles las casillas AHORA y TERMINADO, poder tachar, etc. 

El símbolo que vamos a utilizar. Cuando los niños son pequeños o tienen una necesidad sensorial más desarrollada, se recomiendan las secuencias de objetos. Por ejemplo: un cepillo de dientes y un almohadón para indicar la secuencia de ir a dormir



Si usamos pictogramas o fotos reales se recomienda que sean siempre los mismos en todos los ambientes que este el niño (en casa, en el cole, en la terapia, en casa de familiares, etc.). Se pueden mezclar los tipos de imágenes que utilizamos para ello.

Posición del panel. Los paneles pueden ser colocados en horizontal o en  vertical. Se recomienda empezar con uno vertical, pues esta discriminación  se adquiere antes que la secuencia izquierda-derecha. Como siempre, tendremos en cuenta a la persona en particular.



Agenda recomendada: Juani Vinagre, ratitos de creatividad

Lugar. Pueden ser fijas o móviles (es decir, de llevar a mano como un llavero). Las fijas deben esrar en un lugar visible, a la altura de los ojos, accesible y de  paso.  

Fuente desconocida

Rutina de uso: Hasta que consigamos que la utilice de forma autónoma, es necesario hacerla con él intentando retirar nuestra ayuda progresivamente. Se debe crear la rutina de ir a ver la agenda y revisarla cada vez que quiera saber algo relacionado con la información que en ella se da. Nos remitiremos a ella constantemente cuando sea necesario.

RECUERDA:  La agenda es mejor elaborarla en presencia del niño que vaya a usarla y darle juntos vida, es decir, retirar lo ya hecho, modificar si es necesario, etc.


Imagen de Paula Verde (proyecto Mi mirada te hace grande) y extraída del blog Alto Alto como una Montaña

¿Cómo le enseño a mi hijo a comprender y usar la agenda?

  • Lleva al niño hacia la agenda visual, y ayúdale a tomar la primera imagen que colocáis jntos sobre un espacio delimitado como  “AHORA” (puede ser también colocando una flecha sobre la actividad).
  • Cuando se haya terminado esa actividad, vais de nuevo a la agenda, la retiráis del AHORA para meterla en la caja o sobre de TERMINADO.
  • Colocáis segunda actividad de la agenda en “AHORA”
  • Continuad de esta manera hasta finalizar la agenda. Con el tiempo podrá ir desvaneciendo las ayudas físicas de manera progresiva, o ir avanzando con indicadores en forma de flechas.


Otras Fuentes



[+/-]

Los problemas de sueño en el autismo

[+/-]


El sueño es fundamental en el desarrollo del niño. Investigaciones recientes señalan que entre el 50 y el 80% de los niños con autismo presentan trastornos relacionados con el sueño, y ello afecta a la calidad de vida del niño y de su familia. Hasta ahora no se ha podido definir con precisión la causa de estas alteraciones. Cuando Erik era un bebé, prácticamente no durmió durante los primeros 7 meses de vida, y hasta los 4 años sus sueños eran muy intranquilos. Podéis imaginar lo duro que fue para todos, tenía que llevarlo en brazos continuamente, permanecer a su lado de forma constante y aún dormido cambiaba de posición cada minuto. Entonces no sabíamos sobre los desórdenes sensoriales u otros temas relacionados con el autismo. Sí os puedo comentar que empezar con actividades propioceptivas, vestibulares y tactiles, además de establecer rutinas y practicar colecho durante años fueron las soluciones. Con todo, en este artículo voy a ir detallando estrategias.

Mejorar la calidad del sueño para mejorar la calidad de vida
La falta de sueño nos vuelve irritables. Por lo que su falta empeora nuestro estado”, explica el doctor Juan Antonio Madrid, catedrático de Fisiología y Especialista en Cronobiología por la Universidad Pierre y Marie Curie de París. “Es necesario que se tenga en cuenta este factor ya que si a una persona sin trastorno que no duerme bien le puede producir algún tipo de alteración conductual, con los TEA ocurre lo mismo”, reitera Madrid. Según el experto, normalmente, “toda persona que duerme mal, luego tiene un mal rendimiento. El sueño reparador limpia las toxinas durante el día, por lo que mejorarlo, aunque solo sea un 10%, un 15%, puede tener una repercusión muy positiva a lo largo de la vida”.
Además, los niños con TEA tienen una hiperrespuesta sensorial a los ruidos, a los estímulos, y suelen padecer más ansiedad. Normalmente, los pequeños sin trastorno tienen unos niveles de cortisol, hormona que se libera como respuesta al estrés, por la mañana y esta va disminuyendo de forma paulatina hasta la noche. Pero en los menores con TEA, estos niveles bajan menos, lo que les impide conciliar el sueño con facilidad”, explica el doctor Gonzalo Pin Arboledas, pediatra y director médico de la unidad del sueño infantil en el Hospital Quirónsalud Valencia.

Estrategias básicas

·        

  • Registro diario durante al menos dos semanas en el que se anotarán la hora en la que se le acuesta, comidas y bebidas que el niño toma hasta dos horas antes antes de acostarle, qué hizo en las dos últimas horas, las veces que se despierta en la noche, la hora en la que se despierta para levantarse, si duerme siesta (cuánto tiempo). Este registro ayudará a descartar o ver patrones comunes.
  • Prestar atención al ambiente en donde duerme el niño: 
o   Un cuarto fresco, oscuro y silencioso (algunos puede que necesiten una lamparita)
o   Eliminar ruidos y voces cuando el niño vaya a acostarse (y esté dormido)
o   Una cama cómoda, sábanas que no le molesten en texturas o colores u olores (algunos niños van a necesitar sábanas con peso según su perfil sensorial)
o   Pijama que sea adecuado, mejor sin etiquetas. Para algunos niños con desórdenes propioceptivos, prendas ajustadas ayudan. Prendas sueltas y ligeras para los hipersensibles al tacto, por ejemplo. Consulta el perfil sensorial con el Terapeuta ocupacional.
o   Comprobar si los almohadones son agradables para el niño
o   Averiguar que no haya elementos que le molesten, alteren o descompensen (a Erik, por ejemplo, le molestaba el ruido que le llegaba desde un radiador o podía quedarse fascinado mirando los rayos de luz entrando por rendijas de cortinas)
o   Conocer objetos que puedan darle seguridad: sus peluches u otros objetos. Niños con desórdenes sensoriales pueden beneficiarse de mantitas de peso u otros elementos que proporcionen peso.

  • Crear la rutina de “ir a dormir”: ello reduce los niveles de estrés al hacerse predecible y saber qué se espera de ellos. A algunos niños les puede ayudar también acompañarlo con un horario visual co 4 ó 5 pasos cortitos y sencillos:


  • Actividades tranquilas al menos 2 horas antes: Horas antes de ir a la cama, asegurarnos que el niño se encuentra en actividades relajantes: dibujar, música tranquila, leer un libro, yoga, plastilina, amasar, apretar u otras actividades propioceptivas.  Intenta evitar las tablets o dibujos animados muy movidos, así como juegos estimulantes que impliquen correr, saltar, cosquillas marchosas, etc. 

  • Transición gradual: Asegurarnos que le vamos a dar al niño un tiempo para que "asimile" que es momento de ir a la cama. Es decir, no hacerlo de improviso, sino ir avisándole en el medio de su actividad favorita. Así el niño va haciéndose de la idea que se acerca el momento de ir a la cama. En el caso de que el niño no maneje el concepto del tiempo, podemos utilizar un timer o reloj de arena como ayuda. (consejo de Pedro Sánchez, de Red Sensorial)
  •  Suprimir las siestas a partir de cierta edad: A partir de los 3 ó 4 años se aconseja evitar los tiempos de sueño durante el día. Así puede llegar más cansado al momento de acostarse a la noche.
  •  Ejercicio físico debe mantenerse rutinas con actividades reguladoras y ejercicio físico. La terapia de integración sensorial y los deportes (natación, equitación, atletismo, escalada, montar en bici...) le van a ayudar. Paseos diarios al aire libre también son recomendables, sobre todo por lugares tranquilos como bosques.




  • Evitar alimentos y bebidas que lleven azúcar, grasas saturadas, glutamato...
  • Considerar los problemas de salud  que puedan afectar al sueño:  dolor (oídos, tripita, dientes...), gases, estreñimiento, reflujos...  Alergias, ronquidos, asma u otros problemas respiratorios.. Consulta con el pediatra siempre y no pruebes medicamentos sin supervisión médica.  

  • No dudes en practicar COLECHO con tu hijo si eso os va ayudar a dormir y a prevenir ansiedad y estrés. 


[+/-]

Realidad o apariencia: objetos engañosos

[+/-]



Flavel y colaboradores idearon en 1987 una prueba para distinguir entre la apariencia y la realidad. Para ello presentaron esta imagen:



Y preguntaron: „Qué parece, ¿una esponja o una piedra?“. Los resultados fueron los siguientes:
  • A lo 4 años, los niños suelen contestar: „es una esponja y parece una esponja”
  • A partir de 4 años dicen: es una esponja, pero parece una piedra.









Mira, una mariposa”, decimos al mostrarle la imagen anterior. Y al momento añadimos: “Oh, si es una fresa”... Concluimos: Parece una mariposa, pero es una fresa.
Tiene apariencia de mariposa pero realmente es una fresa.




Mira, una cabeza”. “Oh, si es un pimiento”
Parece una cabeza pero es un pimiento. Tiene apariencia de cabeza pero realmente es un pimiento.

Os comparto otras imágenes para trabajar con los peques los objetos engañosos. Erik se parte de risa, le encantan, como en su día le gustaban los absurdos o las pruebas go nogo.


Fuentes de las imágenes: AQUÍ y AQUÍ




















[+/-]
 

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba