Paréntesis de un gesto

Fotografía de Josep Vilaplana.
Hay un vínculo que une a los objetos con su sombra, de la misma forma que el gesto nos define a las personas.

La insignificancia –sí, lo simple- nos rodea. Y eso nos hace sentir seguros.

No hay mayor vértigo que un enorme cielo sobre nuestras cabezas sin un hilacho de nube que concentre la mirada.

Qué tranquilidad produce ver el fondo de un agujero.
Al mar lo engrandece la espuma de cada ola. ¿Qué sería del precipicio sin el eco?

Un árbol del bosque, la hoja marchita de ese árbol, los nervios parduscos de la hoja, la oruga que se pasea por el nervio, la patita quebrada de la oruga…

De la ciudad y su bullicio impreciso: esas piernas detenidas ante un escaparate, aquel logotipo con “M” en el chasis de un coche, un“dack-dack” de un mirlo, el amarillo de la quinta flor de nuestra vecina más próxima o el cilindro alargado de una tubería que se curva hacia arriba.

Las cosas pequeñas, sin pretensiones, tienen la virtud de introducir en nuestras vidas la serenidad que falta (o destrozarla).

Abrir una puerta –un regalo, un pendiente, una cremallera- transforma un lugar. El acto de encender o de apagar la luz tiene consecuencias infinitas. Cualquier túnel tiene entrada y salida.

Y aquí llegamos al gesto. Es la forma básica en la que podemos manifestarnos, un movimiento mínimo que nos expresa.

Un gesto tan simple como mover la boca, alzar las cejas o agitar las manos es suficiente para contribuir a la armonía o desencadenar la catástrofe.

Qué magnífico sería ser siempre dignos con nuestra insignificancia.






Recomendaciones literarias para el fin de semana:
- El número de febrero de En sentido figurado.
- Los nuevos artículos de La Biblioteca imaginaria.

11 comments:

Simetha

Sí, sería en verdad magnífico! por desgracia nosotros adultos infenctados ya tantas veces por las ambiciones y esa necesidad ansiosa de ser o de tener alguna cosa...
No profundizo, sólo aniado como cada vez me doy más cuenta de los estragos que la ambición está ocasionando en este mundo, en estas sociedades competitivas donde crecen nuestros nunios.
Triste, pero se ve de sobremanera como un ser ambicioso no puede sentir amor. DEjo mi beso, mi eterno abrazo y mis gracias. Ah! y muchos muchos besos...

Alles Liebe
^^(°°)^^

anabel

Simetha, también pienso como tú que la ambición está reñida con el amor. Te mando muchos besos y el gran deseo de que disfrutes con las pequeñas cosas. Esta noche te haré una visita.
MUAK.

Arwen Anne

Hola Anabel, he estado muy liada ayer con el curso y hoy con los ejercicios y con la novela, la verdad es que quedan unos días muy complicados, pero no quería dejar de pasarme por aquí, de mandarte un saludito y de enviar a Erik un besazo muy fuerte.

Besos

pd: me pasaré lo antes posible vale?

Esther

Madre mia Anabel cuanta información recopilas. Unos dias sin pasarme y casi me pierdo.

Millones de gracias

anabel

Arwen, tú ya sabes cómo agradecemos tus besazos. Eres un cielo.

Esther, ja,ja, pues nada, a pasarte con más frecuencia.

Y me encantaría resaltar la fuerza de la fotografía de Josep Vilaplana. Eres IMPRESIONANTE. Jope, gracias por sumar tu arte a este rincón.

fonsilleda

Dejo, como siempre, mis bicos sentidos y agradecidos.

Gara

La verdad es que la fotografía es muy bonita, perfecta para el texto. Precioso, sin duda.

Liliana Lucki

Sigue con toda la fuerza,lograras mucho mas de lo que imaginas.

Una madre con amor ,hace mas que muchos médicos.

Seras siempre premiada,pues cada logro,vale por mil.

Desde mi,te deseo lo mejor,te saludo Liliana.

Manuel Montesinos

Oye, ¿tú eres de este mundo?.
Todo lo que dices, absolutamente todo, es vida. Cuánta razón tienes cuando dices que las cosas pequeñas dan a la vida la serenidad que le falta. Es algo que siempre he infundido a mis hijos y yo lo estoy viviendo ahora.
Gracias por este deleite que, con tu permiso voy a transferir a mi circulo familiar.
Besos desde el otro lado de los pirineos.

Josep Vilaplana

Mi querida Anabel,
Personas como tú depositan estrellas en los cementerios de flores; dicho de otra manera, zurcen esperanza en nuestros descosidos.

Un beso enorme.

anabel

Sólo tengo palabras de agradecimiento para todos vosotros. El apoyo que nos estáis brindando y esos comentarios tan hermosos nos renuevan las fuerzas. Y sí, Manuel, soy de este mundo y de parte del exgtranjero, ja,ja.

Liliana, te doy la bienvenida. Me he pasado rápido por tu blog y he visto tus cuadros. Son muy hermosos, me han gustado muchísimo.

Besotes.

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba