Qusiera agradecer lo primero a la mamá de Unai, a Reyes, a la mamá de Aless, a Daniel, a Itziar y a Rosina Uriarte por las ideas y la información que me brindaron para ayudarnos a mejorar la hipersensibilidad de Erik a los sonidos, sobre todo aquellos que le asustaban o no podía soportar.

Grabar sonidos:

Tipp de la mamá de Unai (un besote, corazón): “yo grabo los sonidos que más le asustan, luego le dejo que juegue con la grabadora, primero pongo el sonido bajito y voy subiendolo poco a poco, él da al play y sale de estampida pero ahora se ríe(mientras sale de estampida). Eso sí, en casa va bien, en la calle es otro cuento”.

Esta idea la pusimos en práctica con Erik grabando llantos de bebés. Cuando él se dio cuenta de que podía nivelar el volumen del sonido, ya no se alteraba tanto al escucharlo. Para reforzarlo, trabajamos también un programa de causalidad. Es decir, causa-efecto:
¿Por qué llora el bebé? - porque tiene hambre, porque tiene sueño, porque no puede hablar, porque tiene caca, porque quiere que la mamá le coja…. Haciendo hincapié tambiñen en que el bebé estaba contento aunque llorara, pues llorar se debía a las razones antes explicadas.
Hoy en día, Erik puede escuchar los llantos de los bebés. Y él mismo propone una serie de razones: hambre, sueño, etc. que yo le confirmo. Entonces se queda muy tranquilo.

Desensibilización sistemática (información facilitada por Reyes)

Grosso mod, la desensibilización sistemática consiste en exponer a la persona al estímulo que le provoca la reacción de ansiedad a una intensidad tan baja que esta reacción no se produzca. A medida que vaya tolerando ese estímulo se puede ir incrementando muy gradualmente la intensidad del mismo, tomando la precaución de no provocar una respuesta emocional. Lo que buscamos es que se produzca una habituación. Requiere entrenar a la persona en técnicas de relajación.

Os pongo como ejemplo un programa que desarrollamos para uno de los chicos del centro que era incapaz de soportar los gritos de los niños pequeños llegando incluso a manifestar conductas autoagresivas. Grabamos en una cinta gritos de niños y le enseñamos una técnica de relajación. Establecimos unas sesiones en las que una vez relajado y previo aviso, le expusimos a esos sonidos pero con un volumen mínimo. A medida que los iba tolerando se fue aumentando el volumen muy poco a poco. Además se le dio a él el control del volumen para que lo aumentase cuando pudiese soportarlo. Al final era capaz de escuchar los sonidos a un volumen alto e incluso sin previo aviso (lo que le provocaba risa).

Sin embargo se trataba de una situación muy controlada y era necesario generalizarla a contextos naturales. Para ello pedimos la colaboración de una guardería que nos permitió acudir con el chico un día a la semana. Durante varias semanas repetimos la visita, y aunque al principio el tiempo de estancia era corto ya que todavía le costaba aguantar, conseguimos que ese tiempo se incrementase. Le hicimos ver que aunque no tenía ya el control sobre el "volumen de los gritos de los niños" podía seguir "controlando la situación" utilizando otras estrategias como salir al patio, alejarse del niño que llora, etc.

Es importante realizar las adaptaciones necesarias en función de cada caso (por ejemplo, se pueden presentar los estímulos en una situación que sepamos que al niño le resulta relajante, la información se puede dar verbalmente, por signos, por pictogramas.. ). Es fundamental buscar la generalización a otros contextos y para ello es necesario dotar a la personas de estrategias que le permitan tener un cierto control de la situación.

Trabajar con los objetos problemáticos que producen ruidos que asustan:

En nuestro caso, antes de empezar a trabajar de forma sistemática con sonidos grabados, se nos ocurrió trabajar con los objetos en sí que podíamos tener a mano: secador, batidora y aspiradora, por ejemplo.

Ejemplo con el secador:

- Utilizamos primero un secador de juguete y jugamos a lavar el pelo de una muñeca y secarlo después. Poco a poco fuimos imitando el sonido onomatopéyico del secador: “uhhhhhhhhhhhhhhh”.

- Hicimos dibujos de una nena con el pelo mojado y después secándoselo con el secador. Imitando el sonido.

- Recortamos después esos dibujos y trabajamos el que Erik armara la secuencia lavar el pelo – secarlo. También con el sonido.

-Le dimos un secador de verdad Erik desconectado, para que lo viera bien. Le explicamos las diferentes partes, los interruptores, el aire caliente y frío, etc. Jugamos a secarnos el pelo con el secador desconectado.

- Pusimos en marcha el secador con un nivel suavecito, y dejamos que Erik lo apagara de inmediato. Fue cogiendo confianza y lo encendía y lo apagaba él.

- Si me secaba el pelo, procuraba que Erik estuviera conmigo en el cuarto de baño. Hasta que un día se decidió a “secarme” él el pelo a mí.

Ahora, que Erik ya no tiene miedo al ruido del secador, a veces le enfoco el secador hacia su pelo. No le gusta demasiado –de hecho, no se lo puedo secar a él-, pero ya lo acepta como “uno más de la familia”.
Este mismo sistema lo usamos con otros objetos. Hoy en día, Erik me bate la masa de galletitas y disfruta con la batidora, ja,ja. Y es el rey de la aspiradora.

Trabajar con sonidos grabados:

Actualmente estamos trabajando la discriminación de sonidos con grabaciones y programas de ordenador: reconocimiento, memorys, subir/bajar volumen, lotería, etc.
Dejo aquí varias links con bancos de sonidos y programas que creo son de gran ayuda:

• Banco de sonidos (gracias, Daniel)
http://bancoimagenes.cnice.mec.es/
http://efectos-de-sonido.anuncios-radio.com/gratis/index.php http://mediateca.educa.madrid.org/audio/grupo.php?id_grupo=1

• Programa de ordenador para trabajar la discriminación de sonidos (gracias, Itziar)
http://concurso.cnice.mec.es/cnice2...site/index.html

• Programa de la mamá de Aless:
Tomó las imágenes:

http://picasaweb.google.com/cguille3/LOTOSITUACIONESSONORAS
Y preparó este programa que podéis descargaros:
http://files.filefront.com/Loto+Son...;/fileinfo.html

• Programa Estimulación Sensorial (Auditivo – visual), Atención y causa – efecto. (gracias, Rosina Uriarte)
CREENA tecnologías Estimulación Sensorial

6 comments:

fonsilleda

Como siempre, unos sistemas/terapias/prácticas que podrían extenderse a muchos padres y madres respecto de sus hijos. ¡Lástima que mis hijas ya sean mayores!, a veces, ahora, me doy cuenta de que "nos faltaron" ayudas.
Siempre aprendo aquí y me encanta.
Bicos.

Laura Gòmez Àlvarez

Què intersante Anabel! Cuàntas familias tienen este problema. Tomi pasò por algo de èsto cuando tenìa tres años.
Besos

José do Neto

Ao Sarillo do Berbés.
He entrado por este blog, a través de una conocida mía, y me entero de que dice que le faltaron "ayudas" para educar a sus hijas que ya son mayores. A veces, en los coles se facilitan "escuelas de padres y madres" para que todo vaya mejor. Yo poseo una de esas escuelas en mi tutoría y nos reunimos una vez al mes para "Falar de Educación". Viene una persona especialista a hablar de algún tema. Hoy hemos tenido la reunión mensual con el título: Los premios y los castigos, ¿para que sirven?. La escuela, como centro educativo, es algo más que enviar a la infancia y a la juventud a que aprendan conocimientos. Pero ayúdame que yo te ayudaré. Nunca tanto se necesito la colaboración entre familia y escuela. Seguiremos hablando por esta banda.

anabel

Fonsilleda, gracias, corazón.

Sí, Laura, la verdad es que el tema de la hipersensibilidad acústica es bastante complicado. Afortunadamente, en Erik ha mejorado mucho, pero sigue habiendo problemas puntuales. Seguiré con más ejercicios, pues creo que pueden ser de gran ayuda.

Bienvenido, José Do Neto. Nos vimos en el blog de Fonsilleda, pero encantada de saludarte por aquí.
La colaboración entre escuela y familia es fundamental. Y más en el caso de nuestros hijos con autismo (donde hay que sumar a los terapeutas). Como algo falle en este equipo, se puede ir al garete el trabajo de mucho tiempo.

Besotes para todos.

José do Neto

Palabras para Anabel, una madre dedicada.
Hace unos días, me enteré de ti por Fonsilleda. Me pareces “estupenda” por la dedicación que tienes con tu niñito. En estos mismos comentarios, Nuestra común amiga se quejaba de las “escasas ayudas” que tuvo para educar a sus hijas, cuestión que no comparto. Las familias son las responsables de la educación de sus polluelos y, si la escuela no le ofrece esa colaboración, hay que moverse. ¿O tú no lo has hecho Anabel? Ella, cuando le hablé de esto, de lo de las ayudas, no sé que entendió porque se cogió un berrinche conmigo.
Cumplo este curso treinta y nueve años como maestro y sigo aspirando a serlo porque esa palabra tiene para mi algo especial. La profesión docente debiera estar impregnada de un rol humanista y cualquier persona que se dedica a la docencia precisa de esa señal imborrable en su quehacer cotidiano. Con esa tarea humanista lo que se pretende es poner ansia en la realización de “lo mejor y más noble de lo que son capaces las personas, desde cualquier lugar que partan” y esto hay que hacerlo desde las primeras andaduras de nuestros niños y niñas y a lo largo de la vida. Mas también se precisa buscar alianzas y cómplices para llevar a cabo ese proyecto. Por esto, familias, maestros, terapeutas y todas aquellas personas que están presentes en la tarea, deben mantenerse unidos en esa labor. A cuyo objeto mantengo, y forma parte de mi opinión personal que espero que sea compartida, que partiendo de ese papel humanista que busca fomentar la dignidad, la solidaridad, la tolerancia, la justicia, la libertad, la transparencia, el conocimiento, la creatividad, la innovación permanente, el altruismo y el compromiso por sacar adelante a nuestra infancia y juventud, mejorando sus competencias, mientras están en la institución escolar, es desde donde se gana el prestigio y la validación social de la función docente, tan mermada en los últimos tiempos, a lo mejor, por dejar atrás nuestra “quintaesencia como señal de identidad”.
He sido prolongado en mi comentario y, por ello, te pido excusas. Estás haciendo un buen trabajo, con ánimo y tesón. Los progresos de tu chico serán evidentes y tú sabes que es cosa de tiempo y constancia. Te ha surgido la necesidad y has salido a su encuentro con resolución.
Para finalizar, dos cosas. Tienes traducido el poema de Os Aguillóns al castellano (el gallego también es una lengua española). Tú has sido la que lo motivaste. La segunda es que le hagas saber, en algún lugar a tu amiga “Fonsilleda” que lea este comentario mío después de lo que ella expresó más arriba. Me he pasado, ¿verdad?. Estaré en contacto contigo a través de este territorio bloguero, “Hipersensibilidades a sonidos, Ejercicios 2”
¡¡Animo, luchadora germana!!

Gema

Hola, soy una chica asperger de 22 años con este problema, y he intentado combatirlo por mi cuenta, poniéndome los sonidos molestos y solo he conseguido agudizar él problema, lo único que puedo controlar es mi reacción, pero no puedo evitar que me molesten (los ruidos muy agudos o muy graves), de lejos o a un volumen bajo los puedo tolerar, pero de cerca o a un volumen alto no.
No sé ya que hacer, estoy ya harta,

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba