Entrenamiento para quitar el pañal







ACTUALIZADO 1:
Incluyo un enlace al blog Garachico Enclave, de Amaya Padilla, con material de apoyo visual para la autonomía en el cuarto de baño. Gracias, Amaya:

http://garachicoenclave.blogspot.com/2009/08/ficha-secuencia-completa-de-pictogramas.html

ACTUALIZADO 2:

Miriam Reyes ha preparado un cuento precioso para ayudar a su primito en el proceso de quitar el pañal. Le sha funcionado fenomenal, y ahora Miriam quiere compartirlo con todos nosotros. Muchísimas gracias, corazón. Lo podéis ver en su blog:

http://aprendicesvisuales.blogspot.com/

y lo subo aquí también:

El Calzoncillo de Jose


Muchos de nosotros hemos encontrado grandes dificultades en el proceso de quitar el pañal a nuestros peques. El artículo que viene a continuación es una traducción de un programa de Robert Schramm que sigue las pautas de modificación de conducta.

Es conveniente no forzar nunca al niño (para que no se convierta en una experiencia negativa) y tener claro que el niño es consciente de la acción de hacer pipí o caca. No nos serviría si, por los problemas sensoriales, nuestro pequeño todavía no se da cuenta cuando esto ocurre.

Nosotros estamos ahora con ello: por fin Erik nos pide que le cambiemos el pañal y va superando su miedo al “agujero” del inodoro. Ojalá que estas ideas os puedan servir.

Consejos:- Muchísimo cariño y paciencia.
- Sentido del humor, alegría y motivación.
- No intentar hacer una batalla con el control de esfínteres del niño.
- Ir siempre paso a paso con pequeños objetivos.
- Aceptar que va a a tomar más tiempo que con niños sin autismo o sin dificultades de aprendizaje.

Los pasos:

Iremos practicando con el niño poco a poco cada uno de los siguientes objetivos, y le ayudaremos y motivaremos hasta que lo consiga por sí solo:


1. El niño acepta la orden de ir al cuarto de baño. Cuando se ha conseguido el objetivo, se practicará el siguiente paso:

2. El niño se sienta por su cuenta vestido sobre el inodoro. Si el niño no lo hace por sí solo, le ayudaremos hasta que lo consiga. Una vez logrado, se practicará el siguiente paso:

3. El niño se baja el pantalón cuando le damos la orden en el cuarto de baño. Idem.

4. El niño se baja el pantalón cuando le damos la orden y se sienta durante un segundo en el inodoro. Idem.

5. El niño se baja el pantalón cuando le damos la orden y se sienta durante 10 segundos en el inodoro.

6. Subimos el tiempo a 30 segundos (nosotros contamos hasta 30).

7. Subimos el tiempo a 1 minuto.

8. Cinco minutos.

9. Diez o más minutos.

10. Por fin el niño hace pipí. ¡Hurra!

Con el propósito de motivar al niño en este proceso, utilizaremos un sistema de premios o de recompensas. Podéis preparar de antemano una lista de juegos o de alimentos que le gusten mucho y utilizarlos de inmediato en cuanto el niño logre un objetivo.

Por ejemplo: “(nombre del niño), ve al cuarto de baño”. En cuanto el niño entre (nosotros le hemos seguido), decimos “bravo, muy bien, has entrado al cuarto de baño”, y le damos su recompensa: pompas de jabón o su coche favorito que rodamos por el suelo del baño o una galletita, etc. Nosotros también estaremos muy motivados, y haremos una gran fiesta de “bravos, muy bien, eres genial”, etc. cada vez que lo haga.

Como apoyo, prepararemos una historia social con imágenes o con dibujos que representen cada uno de los pasos y la trabajaremos en paralelo con él (ver las imágenes del principio). Otros enlaces con imágenes:


Y con una superrecompensa muy clara para el niño: “(nombre del niño), cuando hagas pipí en el inodoro, iremos a comprar xxxx, o iremos al Zoo, o xxxxx”.


La regularidad del proceso:

Al principio, llevaremos al niño al cuarto de baño cada hora para practicar el paso que estemos trabajando.

Podemos utilizar un despertador o un reloj de cocina que pite y marque el momento de ir.

Cuando hemos logrado durante dos días seguidos que el niño se mantenga seco durante esa hora de espera, aumentarmos el tiempo poco a poco a dos horas y después a tres horas.

Cuando hemos logrado durante dos días seguidos que el niño se mantenga seco durante tres horas, probablemente el niño estará preparado para ir al cuarto de baño cuando tenga ganas. Pero, ojo, seguiremos estando muy pendientes, y preguntándole: “¿quieres hacer pipí?, ¿necesitas ir al cuarto de baño?”.

Cuando logremos que el niño vaya por primera vez por su cuenta al cuarto de baño, obtendrá también una superrrecompensa (que previamente habremos establecido con él).


Situaciones especiales:

En el caso de Erik, tenía mucho miedo al agujero del inodoro. Por eso durante un tiempo hemos estado trabajando con él que entrara al cuarto de baño, que se familiarizara, tirara de la cadena, que viera que no pasa nada, que ningún niño se cae. Y lo que hicimos fue comprar juntos un asiento infantil que se coloca encima del inodoro y empequeñece el agujero.

También colocamos en la puerta del baño estas secuencias temporales, con un inodoro feliz con su empequeñecedor y Erik sin tener miedo ya. Al final está marcada su recompensa cuando consiga hacer pipí en el baño: un juego de construcción con tubos:




Durante un tiempo fuimos practicando que él colocara el “empequeñecedor” y situar un osito de peluche grandote, que se mantenían erguidos sin caerse.

Es normal que durante este proceso el niño en ocasiones de haga pipí o caca. Nunca le regañaremos por ello y no le daremos importancia. Cuando esto ocurra, de inmediato lo llevaremos al cuarto de baño . Una vez allí le diremos con mucho cariño que pipí o caca se hacen solamente en el inodoro. Lo limpiaremos e incluso podemos intentar que él nos ayude a limpiarse con totallitas húmedas. Siempre de forma natural, sin forzarle y sin reprenderle.

En el caso de que el niño ya hubiera conseguido ir por su cuenta al cuarto de baño, pero luego viene una etapa en la que el niño se hace pipí de nuevo encima, iniciaremos de nuevo poco a poco el proceso de llevarlo cada hora, luego cada dos horas, etc.

Otras consideraciones:

Durante el proceso, el niño no llevará nunca pañal. Las noches son una situación especial. Cada familia decidirá libremente si por la noche el niño llevará pañal al principio o no.

Le daremos líquidos al niño con mucha frecuencia, para que aumenten las ganas de hacer pipí.
Durante el tiempo que el niño esté sentado en el inodoro, podemos dejar el grifo abierto para que corra el agua.

Colocar secuencias con imágenes en el cuarto de baño puede ser de gran ayuda.
La primera vez que el niño haga pipí o caca en el inodoro hay que celebrarla de forma muy especial. No olvidemos nunca su gran superrrecompensa.

Podemos tener también a mano en diferentes lugares de la casa una imagen o fotografía que recuerde al niño que tiene que ir al cuarto de baño.

Si las noches se convierten en problema, y vemos que el niño sigue haciendo pipí, podemos intentar hacer un entrenamiento también por las noches.


Reforzando la autosuficiencia del niño:

Conforme el niño acude al cuarto de baño por iniciativa propia con más y más frecuencia, iremos dejándolo solo sin acompañarle.

Las recompensas las iremos disminuyendo poco a poco. Ya no se las daremos siempre de inmediato en cada ocasión, sino que podemos establecer un sistema de recompensa diaria, que poco a poco eliminaremos también.

Normalmente, se producen dos situaciones:
1. El niño dice que necesita ir al cuarto de baño.
2. Nosotros nos damos cuenta que el niño necesita ir al cuarto de baño, y le decimos que vaya.

En el primer caso es conveniente al principio acompañar al niño al cuarto de baño, pero permaneceremos en la puerta. Cuando termine, le daremos su recompensa. Poco a poco, le iremos dando al niño más “autonomía”. Por ejemplo, entornaremos la puerta y esperaremos fuera. Después cerraremos la puerta, y esperaremos fuera también. Por último, se irán retirando poco a poco las recompensas, aunque todavía esperaremos a que el niño acabe detrás de la puerta.

En el segundo caso, acompañaremos al niño y le ayudaremos en lo que necesite hasta que vaya consiguiendo más autonomía y termine por decir que necesita ir al cuarto de baño.


Enlaces con información sobre el tema:

En el blog Aprendiendo con Manolito
:

15 comments:

Graciela

ohhh Anabel no les ha sido fácil a mis hijas dejar el pañal (pañales de tela, no había dinero para los otros)...siempre fui paciente, porque cada niño tiene sus tiempos.
Para ir amenizando compré un autito pelela, abría las canillas como dices.
Lucy no sabes el terror que tuvo cuando vió su caca allí, volvimos al pañal porque no lo hacía...despacito, despacito fue perdiendo el temor.
El pediatra me dijo que muchos niños temen a las deposiciones...luego vino la etapa que se hacía pis encima -hasta los 12-, infecciones urinarias y más.
A mis chicas les digo: para ser mamá hay que armarse de una paciencia magnífica, lo que está en los libros a veces no sucede: 'al niño le puede retirar el pañal a...comienza a dar sus primeros pasos a'
Son verdaderos rompecabezas, una como mamá aprende todo con ellos y lo importante es tener un pediatra amigo, así lo considero yo, no hacer caso a lo que dicen los demás -los familiares metidos-, porque una se llena de insertidumbre, ansiedad...besitos mi chica, lo has explicado fantástico...Erik hoy besitos pestañitas

anabel

Tienes razón, Graciela. Cada niño necesita su tiempo, hay que armarse de paciencia y de cariño y no forzarles.
Muchos besotes.

Arwen Anne

cada niño para esto es distinto, y la verdad es que yo no recuerdo cuando dejé el pañal, no tengo ni idea, pero sí te diré que le des un besazo a Erik de mi parte, y que le digas que es un principe tan valiente como Valiant o más aún

besos

Balovega

Hola niña.. eres algo especial y por ello te deseo lo mejor en este verano.. no quería dejar de pasar para daros un besote a Erik y a ti, cuidaros muchos y nos vemos a la vuelta.. Felices vacaciones...

isidro

Mil gracias por aportarnos cada dia un poquito mas de luz.
Isidro

fonsilleda

Resulta precioso leer tus indicaciones que, además, son prácticas y tienen, por fuerza, con toda la paciencia y calma del mundo, que llevar a buen puerto.
Los pasos pequeñitos, pero lo que se consigue es enorme.
Ya te dije en otra ocasión que estas prácticas serán útiles a cualquiera.
Bicos y buen verano.

anabel

¡Feliz verano también tanto a los que os quedéis como a los que os vayáis de vacaciones!

Carla, mama de Valentin

Hola Anabel!...Q buen articulo publicaste!...lo lei con mucho detenimiento.
Te cuento q Valen logro a los tres años hace pipi solito...recuerdo q fue unas semanas antes de empezar de vuelta el jardin, en verano. Con la caca aún cuesta muchisimo...le tiene terror y no hay manera de sentarlo para q haga en donde debe. Lo controla pues nunca se hace encima, pero cuando tiene ganas, ahora q habla un poquito más viene con el pañal en la mano al grito de : mamá quiero caca!!!...y me lleva de la mano y se arroja sobre la cama boca arriba para q se lo ponga, cuando termina se repite la escena pero dice: mama, caca!..y se toca como diciendo, ya hice...y vuelve a salir corriendo arriba de la cama para q lo limpie porq no soporta sentirse sucio. Su pediatra me dijo q esto era normal y q lo deje por un tiempito más... pero cuesta, cuesta mucho.
Besotes! y me encantó la secuencia de dibujos q hicieron para que Erik fuera solo al baño...
Besos al bombon!

Manuel mil y una historias

Hola Anabel:
Algo que tengo que agrear a lo descrito en el Blog y que me funciono... Ellos aprenden por imitacion asi que seria bueno que observe tu reaccion frente al baño... y asi poco a poco perdera sus miedos.... Esto me funciono para mi... Papa enseño la pilita y mama el puff asi intentelo...
besos
Magali

anabel

Pues sí, Carla, hay que darles su tiempito a nuestros peques; pero Valentín va por muy buen camino, me alegro muchísimo.

Y muchísimas gracias, Magali, por las ideas que aportas.

Besotes.

Dayana

Gracias por darte el tiempo para explicarnos como hacer cada cosa con nuestros nenes, te agradeceria me comentaras a partir de a que edad empezar con este habito de control de esfinteres. Gracias.

cristina

en el caso que la niña (30 meses) no identifique cuando se hace pipi, y la caca te avise solo cuando se esta haciendo? cómo lo haceis?

Ximena Santana Jaug

Tengo un.hijo con tea se llama paulo tiene cinco años nos ha costado mucho que aprenda pero ya le molesta usar pañales entiende todo esta hablando más que antes pero se nos hace difícil se que debe aprender y debemos enseñarle y que asimile lo de ir al baño hacer pipí y caca un par de veces hace en la vasenica pero se vuelve a orinar.saludos muy buena pagina.

Ximena Santana Jaug

Tengo un.hijo con tea se llama paulo tiene cinco años nos ha costado mucho que aprenda pero ya le molesta usar pañales entiende todo esta hablando más que antes pero se nos hace difícil se que debe aprender y debemos enseñarle y que asimile lo de ir al baño hacer pipí y caca un par de veces hace en la vasenica pero se vuelve a orinar.saludos muy buena pagina.

Ana Isabel Sanmartín Martín

Muchísimas gracias por la explicación. Yo lo he intentado todo, lo único que me falta es el apoyo visual que voy a ponerme en ello en breve.
Mi hija tiene TEA.
No tiene problemas para sentarse en el baño (siempre con el reductor), aguanta sentada la mayoría de veces siempre sentada sin rechistar. ahí le dejo un juguete o la tablet, hace pipi y caca sin problemas.
Mi mayor problema es que no me lo pide, tengo que adivinar cuándo tiene ganas de ir al baño y es desesperante.
Al principio utilizaba premio y lo he dejado de utilizar porque ella misma cuando la levanto del baño, mira a ver si ha hecho algo en el baño. Pero es eso, no me lo pide. No se cómo hacérselo entender. Sólo con que me cogiera la mano y me dirigiera al baño me conformaba.
Se me olvidó decir algo importante, mi hija no habla, por eso decía lo de cogerme de la mano y dirigirme, pero no hay manera.
¿Cómo hacer ese paso tan importante que es pedírmelo?
Por la noche sí lleva pañal, ni he intentado quitárselo. Tiene 3 años y, francamente, se lo he quitado porque en el colegio no admiten a niños con pañales. A´si que, con que lo haga de día, me conformo por el momento. La noche ya llegará.
LLevo desde el mes de mayo así, casi 5 meses y todavía se hace pis sin darme ninguna señal. Por suerte las cacas son más fáciles de controlar porque hace una vez al día y aprovecha que la siento para hacer. El pipi es lo que más me preocupa porque suele hacer pis a cada hora, pero a veces la siento, me voy (porque gracias a Dios no necesita que yo esté ahí) y cuando vuelvo y la levanto y no ha hecho pis, al cabo de unos minutos se hace pis encima.

Es desesperante. Dije que he quitado lso premios pero no las fiestas. cuando lo hace la premio con un aplauso, chocamso las manos y le digo lo campeona que esa, se pone muy contenta, me besa y hace el amago de levantarse la ropa interior. Algo entiende que hace allí por eso me da rabia que si sabe que ahí hace algo, no me haga señales para hacerlo ahí.
Intento no molestarme cuando se hace pis encima pero ya te digo que despues de cinco meses que tengo que adivinar sus necesidades, llega un punto que ya no puedes más.
Necesito ayuda porque mi hija es una campeona, se que es muy lista, sólo le falta un empujoncito más. Ayúdame, por favor.

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba