Estimulación olfativa 3

2 DISCRIMINAR OLORES

Después de haber trabajado la estimulación olfativa de forma genérica, daremos un paso más en el reconocimiento y discriminación de diferentes olores por medio de juegos sencillos y de ejercicios.

Ejercicio 1: lotería de olores -emparejar

Nosotros utilizamos –ver fotografía- los contenedores de carretes de fotos. Así, llenamos dos cajitas con orégano, dos con clavo, dos con tomillo, dos con café, dos con romero, dos con lavanda, dos con…. Cuantas más tengamos, mejor.
En un principio disponemos sobre la mesa seis cajitas en dos filas de a tres. El niño abre el recipiente, y lo huele. Así sucesivamente hasta que encuentra su pareja.
Poco a poco iremos subiendo el número de recipientes.

Ejercicio 2: lotería de olores – reconocer y emparejar

Como el ejercicio anterior, pero el niño dirá también qué ha olido: “es orégano”. “Muy bien, busca el otro orégano”. Si el niño no reconoce el nombre de un olor, le ayudaremos.

Ejercicio 3: lotería de olores – reconocer, emparejar y valorar

Como los ejercicios anteriores, pero daremos un paso más al preguntarle al niño si le gusta o no el olor –nosotros descubrimos que a Erik no le gustaba nada el olor a romero, por ejemplo. Así que nada de cocinar alimentos con romero.

Ejercicio 4: ¿qué hueles tú? - ¿qué huelo yo?

Trabajar los sentidos es un paso previo también para ir practicando la teoría de la mente. Con este sencillo ejercicio, iremos viendo que una persona huele una cosa, y otra persona huele otra cosa distinta. Es decir, que no siempre todos percibimos el mismo olor por nuestro sentidos.

Colocamos sobre la mesa siferentes objetos que huelen: especias, lociones, pasta de dientes, hierbas armática, calcetines sucios, agua de fregar, etc. En un principio, colocamos tres de esos objetos delante del niño, y tres delante del adulto. Poco a poco iremos subiendo el número.

- Le damos un objeto al niño para que lo huela. “(nombre del niño) - ¿qué hueles tú?” - “(yo) huelo la manzana” – “muy bien, tú hueles la manzana”.
- Cogemos un objeto y lo olemos. “(nombre del niño), ¿qué huelo yo”” – tú hueles la pasta de dientes – muy bien, yo huelo la pasta de dientes.

Ejercicio 5: ¿qué hueles tú? - ¿qué huelo yo? – me gusta, no me gusta.

Como el ejercicio anterior, pero valoraremos también el olor:
- (nombre del niño),¿ qué hueles tú? – yo huelo el desodorante – Muy bien, tú hueles el desodorante. ¿Te gusta cómo huele? – Sí o no.
- (nombre del niño), ¿qué huelo yo? – tú hueles el calcetín – Sí, yo huelo el calcetín (aquí provocaremos que el niño nos pregunte si nos gusta: “pregúntame si me gusta”) - ¿Te gusta cómo huele? – No, no me gusta cómo huele el calcetín; el calcetín está sucio.

(continuará)

8 comments:

Graciela

Tesoro simples ejercicios que ayudan mucho.
No le gusta el romero, bueno entonces le haré la comida sin él :)

Besitos, buena semana!

fonsilleda

Es lo que te digo siempre Anabel, creo que este ejercicio, ahora que me lo muestras, sería muy interesante para todos los niños.
Hay aromas que, sobre todo a los niños de ciudad, se les pierden y éste sería un buen vehículo.
Hay otros desconocidos porque no se dan en determinados lugares...
Biquiños

Amaya

Qué rico!! Con lo que me gustan a mi los olores!! y más ver esos carretes de fotos, qué recuerdos!! me encanta la actividad para estimulación multisensorial. Besotes olorosos para los dos.

Higorca Gomez Carrasco

Es un buen trabajo, deberíamos ayudar así a todos los "peques" de esa forma comprender lo que significa cada uno de ellos y sobre todo aprender lo bueno de lo malo. Felicidades por vuestro buen trabajo, besos a los dos

anabel

sí, corazónGra, nada de patatitas al romero, jiji, sino con tomillo y orégano. Venga, ¿cuándo cocinamos los tres juntos? Síiiiiiiiiiiiii

besotes :)

anabel

fonsilleda, cielo, tienes toda la razón; la cantidad de olores que nos perdemos muchas veces por ir corriendo siempre o por no convivir con ellos. Pues a seguir aguzando naricillas.

¡Feliz día, preciosa! :) :)

anabel

jaja, Amaya, a veces tiro de mi vieja reflex, con el cariño que le tengo, sniffffff en medio de toda la tecnología digital, jeje
Besotes, corazón :)

anabel

Trabajar los olores es estimulante y muy divertido, Higorca. El día que nos conozcamos, corazón, menudos recorridos sensoriales que nos vamos a organizar, así disfrutaremos luego doble de tu trabajo, artista!!

Muchos besotes :)

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba