(Idea adaptada de Babulinka  Books)
 
¿En qué consiste esta actividad?:
En construir un buzón con material reciclado. Les explicaremos a los niños que escribiremos o dibujaremos (dependiendo de la edad) como nos sentimos. Podremos dibujar o escribir en una tarjeta lo que nos ha hecho estar hoy tristes, contentos, enfadados, asustados….Es decir, nuestras emociones. Durante una semana, cada día reflexionaremos sobre cómo nos hemos sentido y lo plasmaremos en la “carta” que llevará el nombre y el día escritos. Al acabar, depositaremos nuestra carta dentro  del buzón. A final de la semana, abriremos el buzón y pondremos en común la “correspondencia emocional”.
¿Qué necesitamos?:
- Cajas de pañuelos de papel, cajas de zapatos o de un portátil.
- Tubos de cartón de papel de cocina o de envolver telas.
- Aironfix de colores, pegamento, lanas o lazos, pegatinas y dibujos hechos por los niños, un bote lapicero o de yogurt.
Pasos:
- Forramos la caja con aironfix del color elegido y el tubo.
- Los niños harán dibujos para decorar el buzón con emociones, objetos o paisajes que les gusten y los pegarán en el buzón.
- Al tubo le haremos unos cortes verticales a modo de flecos para poder pegar a la caja y hacer de pie del buzón.
- En la parte superior de la caja o buzón haremos una ranura con un cúter que será por donde introduzcan las cartas los niños.
- En un lateral de la caja, una vez abiertas las solapas perforaremos dos agujeros en las dos solapas que uniremos y por los que pasaremos una lana, cordel o lazo que servirá para abrir o cerrar el buzón.
- Plantamos el buzón en el lapicero o bote de yogurt decorado o similar, al que previamente le pondremos plastilina para que el pie del buzón se sujete mejor.              
 
  ¡  Y YA TENEMOS LISTO  EL BUZÓN DE NUESTRAS EMOCIONES!







0 comments:

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba