Saber cómo empezar a estimular a nuestros hijos con autismo puede cambiar muchas cosas. La interacción nos va a proporcionar comunicación, reciprocidad emocional, disfrute juntos o sentar las bases de la intencionalidad. Si nuestro peque no está regulado en sus desórdenes sensoriales, complicado va a ser interactuar. Aprendizaje sin error e imitación son las bases del aprendizaje, ¿sabemos cómo hacerlo? Comunicación y comunicación, para ir viendo la estimulación del lenguaje: receptivo, comprensivo y expresivo. Sí, y la autonomía paso a paso. Sin olvidarnos de las estrategias del día a día que tanto debemos tener presentes para respetar, comprender y dotar de herramientas en un ambiente amable con el autismo que nos permita avanzar, pasito a pasito, con objetivos muy claros. Estimulación positiva, divertida y estimulante para nuestros campeones.


Poquito a poco vamos cubriendo las expectativas, y ya tenemos preparada una nueva edición del nuestro curso favorito para todos:   Cómo empezar a estimular, ¡DOS MESES!, del 20 de febrero al 21 de abril.

y si lo deseas ya te puedes matricular pinchando en esta link:

Deseo matricularme en Cómo empezar a estimular

Es un curso virtual, disponibe durante dos meses las 24 horas del día para que te organices a tu medida. Completo, detallado, práctico, con actividades paso a paso, vídeos explicativos, vídeos de situaciòn de intervención y cientos de materiales descarables listos para usar.
El coste del curso es de  68 eurosOs esperan ocho semanas  intensas con los cimientos para armar la mejor estimulación en autismo. 

Os dejamos con el Programa del curso, y recordad que para cualquier consulta os atenderemos encantadas en el mail elsonidodelahierbaalcrecer@gmail.com



MÓDULO 1. LOS CIMIENTOS EN LA INTERVENCIÓN
- Conocer muy bien a la persona con autismo
- Las conductas disruptivas siempre tienen un motivo: detonadores e intervención multidisciplinar
- La intervención general.
- Estrategias en el día a día: un entorno amigable
- Consejos previos y programas de comienzo.
- Aspectos sensoriales elementales: tacto, propiocepción, vestibular.
-  Anexo: Esquema corporal, coordinación y lateralidad
- Juegos motrices
- Vídeos, materiales y actividades

MÓDULO 2. ESTRATEGIAS INICIALES DE ESTIMULACIÓN
- Interacción básica como comunicación y reciprocidad emocional.
- Actividades de atención conjunta
- Provocando situaciones comunicativas
- Las manitas blandas y otros aspectos de motricidad fina
- La imitación como base del aprendizaje: cómo y qué
- Establecemos las bases del juego
- ¡Anexo! Etapas del juego y juguetes asociados
- ¡Anexo! Pautas ante situaciones de juego
- Autonomía: paso a paso
- Vídeos, materiales y actividades




MÓDULO 3. DEL LENGUAJE RECEPTIVO A LA ESTIMULACIÓN DE PRIMERAS PALABRAS
- El uso del lenguaje
- Lenguaje receptivo o seguimiento de instrucciones
- Intención comunicativa: señalar, gestos, miradas
- Comprensión de lenguaje: de concreto a abstracto
- Identificaciones y generalizaciones
- Soplos, praxias, respiración
- Estrategias de producción de lenguaje
- ¡Anexo! La mirada social y avanzando en atención conjunta
- ¡Anexo! La expresión de necesidades
- ¡Anexo! El volumen de voz
- Vídeos, materiales y actividades

MÓDULO 4. DE LAS SESIONES ESTRUCTURADAS A LA GENERALIZACIÓN
- Cómo organizar sesiones estructuradas: mesa y suelo
- Ejemplos de sesiones estructuradas
- Avanzando en cognición de forma manipulativa: ejemplos de materiales
- ¡Anexo! Asentando habilidades para desarrollo cognitivo
- ¡Anexo! ¿Y cómo sigo? Indicaciones generales y pautas para planificación, Generalización, Resolución, Creatividad e Imaginación

Pasito a pasito, Adelante Siempre.





TEACCH: Atención con hisopos de colores

[+/-]


viel Spaß!




Plantillas para descargar:






[+/-]

Construyendo frases con Yo veo

[+/-]



Cuando el niño ya va produciendo palabras y hemos trabajado comprensión/expresión de sustantivos y de acciones, vamos a ir pasando a la construcción de primeras frases. Son varias las entradas del blog dedicadas a este tema de producción de primeras frases. AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Comenzamos con preguntas sencillas del tipo "¿qué es esto?", "qué ves?", ¿qué oyes?", "¿qué tienes en la mano?"...

Ejercicio 2 – (nombre del niño), ¿qué ves?
2a. Objetos encima de la mesa. La respuesta debe ser: “yo veo xxxx”.
2b Recorriendo la casa.
2c Con fotos o imágenes.
2d Sin preguntar, sólo señalando, el niño debe decir: “yo veo xxx”




Tenéis un Librito Descargable en el blog para estimular frases con complementos directos, AQUÍ.

Y también otro Librito Descargable para trabajar ¿"Quién?" y "¿Qué hace?" AQUÍ.




Hoy os ofrecemos un  material nuevo, realizado por Carmen Fernández Cacho, en el que construimos frases con Yo veo + cantidad + complemento directo + más otros. Os va a encantar:



Descarga directa AQUI.

Descarga y visualización desde el Slide Share aquí:



[+/-]

De las manitas blandas al agarre del lápiz

[+/-]

Me escribís muchas personas comentando que vuestros peques tienen dificultades con la escritura debido muchas veces a una inadecuada destreza manual y agarre del lápiz. Por eso me animo a escribir esta entrada con muchas actividades previas que podemos hacer y que de forma dispersa llevan años recogidas en el blog.

Alrededor del año, los niños pueden ser capaces de agarrar una pintura y garabatear con ella.  De manera progresiva irán mejorando su control manual así como el agarre, de forma que sus trazos serán más y más definidos hasta alcanzar la escritura. Lograr un buen agarre del lápiz es importante, ya que si no es correcto se provoca fatiga, trazos poco precisos, mala caligrafía, vicios de posición... y el niño puede incluso rechazar esta actividad.

Pero vayamos por partes:

Las manitas blandas:
Muchos niños con autismo tienen lo denominado “manos blandas”, es decir, no son conscientes de sus manos, es como si no supieran qué hacer con ellas. Por eso, las primeras actividades recomendadas son aquellas que nos sirvan bien para que sea consciente de sus manos (juegos de palmas, juegos de dedos, agarrar objetos, por ejemplo), como para fortalecerlas (apretar objetos, exprimir, amasar, rasgar papel, etc.).

Consciencia de las manitas:

 
Fortalecer manitas:

 Avanzando en motricidad fina
  • Haremos actividades bimanuales, es decir, ambas manos efectúan el mismo movimiento de forma simultánea – masas, extender espuma de afeitar. De nuevo las cajas sensoriales como grandes aliadas.
  • Haremos también movimientos disociados unimanuales, es decir, una mano efectúa un movimiento mientras la otra realiza otro diferente. Por ejemplo, alinear objetos: fichas de dominó, piezas de lego, figuritas, botones. También ensartar o introducir objetos, abrir recIpientes, etc

Actividades de motricidad gruesa:


Juegos sensoriomotrices que preparan la  pre-escritura




Los  trazos




  • Comenzamos los trazos primero de arriba abajo. Mejor sobre una superficie vertical.
  • Podemos servirnos de bolsas sensoriales


  • Movimientos amplios circulares con el brazo dominantes (de pie)
  • Trazar círculos en el aire con el dedo índice la mano dominante
  • Trazos de arriba abajo con el dedo índice sobre bolsas sensoriales pegadas en la pared
  • Trazos de arriba a abajo en caja rellena con arena/harina/ etc. colocada sobre la mesa
  • Trazos con pinturas de dedos
  • Luego ya practicar trazos horizontales, curvas, etc
  • Poco a poco pasamos a que el niño utilice una tiza gordota en pizarrón de pared.
  • Pasamos a papel: el niño puede seguir con el dedito lo que haya dibujado, luego puede seguirlo con pincel gordote mojado en témpera



LIbro de trazos descargable AQUÍ


Y así avanzando hasta que imite dibujos sencillos. y AQUÍ y AQUÍ.





Otras actividades que favorecen la grafomotricidad:





  • Seguir contornos de dibujos con pintura de dedo
  • Seguir contornos de dibujos con punzón
  • Seguir contornos de dibujos con marcadores gruesos y finalmente con lápices
  • Hacer bolitas de papel de diferente tamaño

El agarre del lápiz:



Hay un proceso evolutivo en el agarre del lápiz. Si el peque tiene dificultades, un terapeuta ocupacional podrá ayudarle. Os dejo información sobre el tema con enlace, puesto que aquí sí que yo no estoy capacitada, pero considero importante conocer este desarrollo:



o    Presa cilíndrica o presa palmar supinada: Aparece entre el año y año y medio. El niño sujeta el lápiz con la palma de la mano. Es considerado un agarre primitivo o inmaduro. Los movimientos se realizan desde el hombro y el codo e implican un bajo nivel de precisión.
imagen de Internet
  • Presa digital pronada: Aparece entre los 2-3 años. Los dedos sujetan la herramienta, el hombro comienza a ser más estable y entonces los movimientos proceden de segmentos más distales (codo y antebrazo. Normalmente se presenta cuando los niños empiezan a hacer líneas y círculos.
  • Pinza cuadrípode: Aparece a los 3 años y medio o 4 años. Los cuatro dedos participan en el agarre del útil. Ahora el movimiento procede de la muñeca y la mano, y hay mayor estabilidad de hombro y codo. Conforme el niño se vaya mostrando más cómodo y seguro con esa posición será capaz de apoyar el brazo y la muñeca en el papel mientras dibuja y será ya un agarre dinámico.
  • Pinza trípode: Aparece entre los 4 años y medio y se desarrolla y perfecciona hasta los 7 años. En ella participan el dedo pulgar índice y corazón. Esta pinza más dinámica permite al niño realizar trazos con más precisión y pintar dibujos cada vez más pequeños. - la pinza cuadrípode dinámica sería  igual de funcional que la trípode.

¿Y si el niño aprieta mucho cuando escribe o pinta?
Un poco antes de que el niño tenga que escribir, puede, por ejemplo:
  • Apretar: pelotitas, globos rellenos, vaporizar, etc.
  • Exprimir: naranja de zumo, esponjas o escurrir una prenda pequeña mojada
  • Estirar: usando gomas obandas elásticas
  • Recortar materiales un poquito gruesos
materiales de Hop Toys

¿Y qué os parece este vídeo que ha preparado Sonia Borrás?



Materiales adaptados que pueden ayudar:
  • Lápices con apoyo triangular y gruesos
  • Lápices con pesos calibrados
  • Lápices vibratorios
  • En HopToys encontraréis muchos de ellos.

[+/-]

La autorregulación en el autismo

[+/-]




Uno de los procesos más importantes en el desarrollo del niño es la autorregulación. Saber controlar su energía, las emociones o el comportamiento forma parte de la autorregulación en los niños. Hay una capacidad de modular y modificar respuestas -emocionales y cognitivas- . Es por tanto una habilidad aprendida -es decir, se puede enseñar- que se va a desarrollando a través de los años.

Sabemos que el autismo lleva implícito, en mayor o menor medida, unas particulares habilidades sociocomunicativas, alteraciones del procesamiento sensorial, déficit en las funciones ejecutivas y escasas estrategias de autorregulación. Si a ello le unimos un entorno físico sobrecargado de estímulos, los cambios constantes que se producen (impredecible) y las exigencias sociales, queda claro lo complicado que es para una persona con autismo desenvolverse en el mundo social sintiéndose bien.

Seremos proactivos: Con un entorno amable con el autismo:


Ver Las conductas disruptivas siempre tienen una razón

Para cualquier niño menor de tres años con un desarrollo típico, las rabietas son la forma de expresar frustración inmediata, y ocurren ante la falta de un desarrollo de lenguaje adecuado para transmitir sus sentimientos. Sin embargo, muchos niños con TEA no pueden comunicarse de manera apropiada como los niños con un desarrollo neurotípico hacen. Por el contrario, desarrollan formas inapropiadas de comunicación. Fuente: Desarrollo infantil y competencias en la primera infancia. Ministerio de Educación de Colombia.
Ver Las fobias en el autismo.


De la regulación a la autorregulación: Al inicio del desarrollo, la regulación es primordialmente fisiológica, para luego relacionarse con procesos emocionales y conductuales.  Estos procesos permitirán al niño posponer el acto deseado, y consecuentemente podrá alcanzar metas individuales y adaptarse socialmente. Mientras que la regulación agrupa procesos reactivos menos voluntarios, la autorregulación, se genera internamente de forma voluntaria, aunque no necesariamente consciente. Hay por lo tanto un control de procesos emocionales y cognitivos.

Sobre los dos años los niños empiezan a comprender que los otros tienen “intenciones” y que actúan en relación con ellas. La aprobación y desaprobación que los adultos hacen de los comportamientos de los niños desde edad temprana, son la fuente para la construcción de sus valores: “no le quites el juguete” o “no se pega”, por ejemplo. Sobre los sentimientos que experimentan y los efectos de sus conductas, los niños construyen sus propias normas y van configurando sus valores. Acercándonos a los tres años, habrá que empezar con programas de intervención en Emociones (comprensión emocional sobre todo, comenzando por la relación que las situaciones tienen con las emociones), comprender los modos de comportamiento (contextos y situaciones adecuadas), iniciar las habilidades sociales y familiarizarse con técnicas de regulación.

Podemos distinguir tres tipos de regulación: sensorial, emocional y cognitiva. 

-La regulación sensorial: permite mantener un nivel adecuado de alerta y responder de manera apropiada ante los estímulos sensoriales del ambiente. 

-La regulación emocional: permite  iniciar, inhibir o modular su comportamiento en diferentes contextos sociales de acuerdo a las normas que los rigen. Es la habilidad del niño para notar y responder a entradas sensoriales, externas e internas; y luego ajustar sus emociones y comportamiento a las demandas de su entorno.  Incluye reacciones involuntarias del cuerpo (frecuencia cardíaca o respiratoria) y voluntarias (balancearse, aleteos, frotarse las manos, respirar hondo...)

-La regulación cognitiva: Permite el uso de  procesos cognitivos o mentales necesarios en la resolución de problemas y habilidades relacionadas con la atención, transición y persistencia en las tareas. Aquí las funciones las funciones ejecutivas juegan un papel fundamental. Hay ya un control, un uso voluntario además de la habilidad de inhibir una respuesta dominante, o activar una respuesta subdominante, para planear y detectar errores (Rothbart y Bates, 2006).
Podemos resumir que la autorregulación emocional es la capacidad que tenemos para controlar nuestros estados, impulsos y recursos internos.



Estrategias neurofisiológicas y sensoriomotrices
  • Caminar – presionar bien los pies sobre el suelo. Se puede combinar con una cuenta atrás del 10 al 0.
  • Beber agua
  • Abrir mucho lo ojos
  • Tocar y percibir diferentes texturas que no estén rodeando
  • Concentrarse en diferentes sonidos
  • Mirar alrededor y descubrir 7 colores distintos (y nombrarlos) – también pueden ser diferentes objetos
  • Técnica de respiración para  desacelerar sus pensamientos.  Truco: caja de respiración

  • Soplar:  circuitos de soplos, bolsas de soplos, etc. Aquí y Aquí
  • Masaje suave pero firme, abrazos de oso, sentir los límites del cuerpo o abrazos de oso proporcionan al niño una entrada táctil y propioceptiva reconfortante. 




Crear un rincón tranquilo en casa y tener un kit calmante: 



Un rincón sensorial que sirva como refugio al niño. Un espacio con pocos estímulos, al que pueda acudir cuando note que está perdiendo el control y bajar ahí su nivel de alerta. Se pueden preparar con muchos elementos: colchoneta, cojines, pelota terapéutica, texturas y los elementos que sean tranquilizadores para el niño: pompas de jabón, pelotita de apretar, un libro, su peluche, material para dibujar.. (es decir, su Kit Calmate). Se pueden colocar también apoyod visuales relacionados con la regulación emocional.



Rueda de instrucciones de Pictorina, cuyo blog os invito a visitar, pues es una maravilla


Estrategias cognitivas

Hacia los tres o cuatro es complicado para los niños aprender a negociar entre sus deseos -inmediatos y absolutos- y las restricciones a ese deseo por parte del adulto o de las normas sociales. Encontrar ese equilibrio entre los deseos y las normas está en la base del proceso de socialización. Es posible que entretanto las rabietas, los berrinches, y las peleas con otros niños se den más frecuentemente que en otros momentos. Por ello es tan importante hacerles comprender la situación del otro, y la necesidad de controlarse y manejar sus emociones. Importante por ello trabajar en paralelo las habilidades sociales, los límites, lo  correcto, lo no permitido, así como elementos de regulación emocional.  Fuente: Desarrollo infantil y competencias en la primera infancia. Ministerio de Educación de Colombia.

  • Distinguir entre situaciones adecuadas / inadecuadas en diferentes contextos
  • Programas de habilidades sociales: Las habilidadessociales son un conjunto de conductas que nos ayudan a relacionarnos de forma adecuada con nuestro entorno y con otras personas. Un niño sin autismo va aprendiendo de forma natural a comportarse adecuadamente en diferentes contextos, al automatizar una serie de rglas latentes en su entorno sociocultural. Sabemos que, sin enmbargo, el área de la socialización está afectada en el autismo, así que tendremos que propiciar su aprendizaje de forma explícita. Implican cuatro áreas: Habilidades sociales básicas (saludos, favores y cortesía), Habilidades conversacionales, Habilidades de juego, Habilidades emocionales.


TRUCO: Enséñale a hablar consigo mismo haciendo que diga en voz baja algo así como: "Puedo estar tranquilo" o "Puedo hacer esto".




[+/-]

Autismo: Mi hijo me ha enseñado a ser valiente

[+/-]


A ser valiente me lo ha enseñado mi hijo.  A valorar lo que es importante también. Son 14 años aprendiendo y avanzando a diario. Me enfrento sin embargo hoy a celebrar el cimo Aniversario del blog entre el temblor de la emoción y del ansia de saber reflejar que sin Erik y sin vosotros este blog no sería nada. Juntos hemos ido descubriendo a lo largo de estos años lo maravilloso de otras formas de pensar y de concebir la vida. Y es que la diversidad nos enriquece a los seres humanos. Todos diferentes, todos igual de valiosos.

Creo que hoy solo voy a poder mostrar un pequeño recorrido emocional...



Ha sido Erik el  niño que ha inspirado este blog. Un niño precioso, una mente autista, todo el potencial del mundo y unos padres dispuestos desde el cariño y el respeto. Recuerdo sus ojos enormes de bebé, esas Miradas que hablan en elautismo: la inocencia, la ternura, la indefensión. Lo equivocada que estaba pensando un niño ausente, cuando solo me estaba pidiendo encuéntrame, vamos a descubrir el mundo juntos. También recuerdo el miedo, esa sensación de imaginar cómo sería el futuro de mi niño precioso cuando no estuviéramos. O el deseo enorme de escuchar su vocecita.



Fue un 8 de enero de 2009 cuadno me lancé a la aventura del blog. Publiqué un cuento con el mismo título: El sonido de la hierba al crecer. Una narración que había escrito estando en la lista de espera para la valoración y el diagnóstico de autismo. Recupero estas palabras que en el relato ponía en boca del niño (mi hijo) que de pronto podía hablar y podía preguntarse sobre su condición:

“¿Qué significaba autista, por ejemplo? “Mah-mah” nunca me llamaba así. ¿Qué había de raro en comprender el lenguaje vibrante de un giro o en interpretar la música de la luz al encenderse?−No te preocupes, cariño. Todo está bien. Son los otros, ¿sabes, Nils?, los que van muy rápido para poder comprender el mundo –me cantaba “Mah-mah”.Entonces la miraba un buen rato. La niebla que tiempo atrás cubrió sus ojos se había evaporado. Y nos tumbábamos sobre la hierba, bien juntos, para escuchar el sonido alargado que hace al crecer.



Quizás sea el momento ahora también de darle sentido a esa hierba, al sonido que hace al crecer. Porque ¿quién puede olvidar un abrazo, el primero, o esa primera complicidad antes de cualquier palabra? Rodábamos en el jardín como parte de un juego para compensar su hipersensibilidad tactil como uno más de sus desórdenes sensoriales. Y de pronto nuestros cuerpos se juntaron, la orejita de Erik pegada a la hierba. Y ese momento único, irrepetible, cuando el mundo se detuvo en el primer abrazo pensé que mi hijo estaba escuchando ese murmullo, esa fuerza invisible en forma de sonido que la hierba tiene cuando avanza, imparable pero imperceptible para quien adolece de sensibilidad.



Sí se puede, hablemos de potencial
Qué importante fue en nuestras vidas el diagnóstico, el saber por fin qué ocurría. Ya, ese decidir que íbamos todos juntos a emprender un nuevo camino: informarnos, formarnos, implicarnos... ganando sonrisas. Sabiendo desde el respeto cómo dotar de herramientas. Y compartir: experiencias, miedos, conocimientos, ilusión... Fuertes y asustados como las prímulas se asoman entre hielos.

Autismo, una palabra que oímos a diario, pero tan difícil de explicar. Millones de historias, miles de preguntas... e intenté explicarlo en La chaqueta roja:

La chaqueta preferida de Erik da vueltas en la lavadora. Erik la mira inmovilizado con expresión de terror. Es su chaqueta, la roja, no está colgada en el perchero de la entrada de casa, tampoco la lleva puesta... ¿qué ha pasado? ¿quién ha cogido la chaqueta y la ha metido ahí? Erik empieza a temblar, grita, se golpea... No habla aún, no llama a su mamá, no pide ayuda, le resulta imposible comprender esa situación cotidiana. Es autista. Para Erik, el mundo tiene otras reglas y su cerebro interpreta de forma diferente la información que le llega a través de los sentidos.Mamá acude de inmediato, lo coge, lo abraza, intenta calmarlo. Él dobla el cuerpo, mientras patalea y sigue gritando. Hay que abrir la lavadora de inmediato, sacar la chaqueta roja y colgarla de nuevo, mojada, en el perchero de la entrada de casa. Todo vuelve a estar en orden –menos el charco alrededor de la lavadora, claro-. Y hemos aprendido. La próxima vez, es Erik quien coge la chaqueta (“esta sucia”, le aclara mamá) para meterla él mismo. Conecta el aparato y sonríe mientras la chaqueta da vueltas y más vueltas dentro. Ha entendido que lo objetos pueden cambiar de sitio. Un logro, un paso más.

Hasta que, años después, Erik me daba una respuesta, reflejada en El vestido de 18 flores:

- No importa, mamá. Tú no lo sabes todo.En un instante maravilloso mi hijo acaba de darme la respuesta más acertada. Nadie lo sabe todo, ni tengo que enredarme en esa maraña de porqués que tanto me confundía hace tan sólo un par de años. ¿Por qué ha entrado el autismo en nuestra vida?, ¿por qué mi hijo?, ¿por qué?... Me relajo con la misma laxitud con la que él admira, descubre y clasifica a los distintos extintores –ya hemos descubierto 21 tipos distintos. Tranquilidad y dicha ante todo. Nada de miedos, y mucho menos que el autismo nos fastidie la vida. Cada uno somos distintos, cada instante de la vida es diferente, todo fluye, cambia, es efímero… que no nos asuste la diversidad, ni la inmensidad ni lo incomprensible, porque las respuestas son siempre sencillas.



Vivimos el autismo con naturalidad. Somos una familia más, con nuestros buenos y malos momentos. Además estamos orgullosísimos de nuestro hijo Erik, un luchador que se esfuerza a diario. Un niño maravilloso con el que estoy redescubriendo el mundo.
Me encanta hablar con Erik, que me cuente cómo ve él las cosas. Eso me hace ver lo importantes que somos todos y cada una de las personas. Y que el mundo no tiene solo una perspectiva.



"Mi forma diferente de pensar y de percibir me hace ofrecer soluciones distintas a lo que podría ser un problema para otros" 
Gracias, es lo único que puede decirle aquí a mí hijo, por hacernos ver una vez más lo valiosa que es la diversidad. ¡Y qué maravilloso es oírle decir que quiere contribuir a un mundo mejor!

Hace tiempo también que tengo claro que autismo implica hipersensibilidad, no indiferencia.



“Cuando me pongo muy contento, tengo que cerrar los ojos y tirarme al suelo. La alegría es  una luz que me ciega y no puedo ver a esa persona -o lo que le produce esa alegría-. Tengo que aprender a controlarlo”. Ver la alegría es una luz cegadora.




Y esas asociaciones cognitivas: Debemos tener muy presente el tema de las RELACIONES MENTALES cuando convivimos con personas con autismo. Cito dos ejemplos con Erik de hace unos cuatro años:

Anoche, a las 21:28, tuvimos un momento muy complicado. Miró el reloj, vio la hora, dijo que era una hora mala. Y al momento dijo que no, que era una hora bonita. Confusión. Desorden. Ansiedad. Y venga preguntarme con los ojos llorosos por qué había dicho que la hora 21.28 era mala. Intentando calmarle, respuestas del tipo: a veces nos liamos, quizás te has confundido, todos decimos una cosa, y luego es otra... Empeorando. Tras calmarlo ofreciendo alternativas que distrajeran el tema y ofrciendo hablar de ello con calma después, Erik nos dio la respuesta: Un 3 de septiembre de 2012, a las 21:28, le había pasado algo feo. Por eso, justo al ver la hora, pensó en ese momento del 3 de septiembre. Y de inmediato se dio cuenta que las 21:28 h del 31 de julio de 2014 eran bonitas. CONCLUSIÓN. Erik esperaba como respuesta que yo le dijera que primero había pensando en esa hora de otro día, y por eso había dicho que era mala. Es decir, responder “has relacionado con otro momento”. Y ahora llega el ejemplo de hoy. Esta tarde hemos tenido que dormir a Júpiter. No quedada otra alternativa. Cuando se lo hemos contado, Erik se ha puesto muy triste, ha dibujado un corazón para Júpiter, ha dado una patadita al suelo y nosha dicho: “hoy no hablamos de ello”. Es que esta tarde ha venido Heidi con sus regalos de cumpleaños, y de ninguna manera quería asociar Erik la muerte de Júpiter (feomalo), con Heidi y sus regalos: el cielo en el año 2015, libro que lleva esperando desde hace mes y medio.

Y que maravilloso es escuchar mi nombre, ¿lo habéis leído en el blog? Decir mi nombre fue su regalo de cumpleaños este año. Imaginad, tantos años esperando ese momento...

El autismo creoque ha sacado lo mejor de mí. He vuelto a ser niña jugando con mi hijo. Me ha enseñado a ser paciente, a disfrutar de las cosas pequeñas de la vida, a vivir cada instante como único. También me ha generado la ilusión de compartir nuestra experiencia, de ayudar a otras personas, de tener el objetivo de que ninguna persona con autismo se quede sin la estimulación que necesita.Y concienciar, sí, ofreciendo la realidad el autismo. Sin mitos. Mostrando que nuestros hijos sienten, se comunican y tienen un potencial sin límites, además de una hipersensibilidad apabullante.



Perdonad que no siga ahora, tenía un montón de cosas más preparadas para escribir. La emoción me lo impide, tanto que recordar....

Un niño que expone sus dibujos, mostrando que ve lo que otros no pueden ver.

Campañas de concienciación por un autismo sin mitos ni usos peyorativos.

La lucha por una sociedad inclusiva donde todos somos igual de valiosos


Premios, Jornadas, Talleres, Viajes...




Y vosotros, sí, todos quienes nos estáis acompañando desde hace diez años. Sin vosotros el blog no sería posible.



Me estáis mandando mensajes, fotos, recuerdos, palabras... con todo ello voy a preparar un vídeo conmemorativo. Prontito lo compartiré en el blog.





Adelante siempre.








[+/-]
 

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba